x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿YouTube también tiene falsos autónomos?

Un creador de contenido ha presentado una denuncia por despido improcedente contra YouTube. La plataforma ha cerrado su canal, que constituía su principal fuente de ingresos.

12/12/2023  David RamosRRHH

¿Se puede considerar que YouTube es el empleador de los influencers y creadores de contenido que se ganan la vida monetizando los vídeos que suben a su plataforma y que generan millones de visitas diarias?

A priori, no parece que así sea, puesto que realmente no existe una relación contractual como la que hay cuando tienes un trabajador en nómina.

Al fin y al cabo, los youtubers no tienen la exigencia de compartir sus vídeos en YouTube. Si lo hacen y tienen los resultados esperados, cobrarán por la publicidad. Y si dejan de publicarlos, por el motivo que sea, dejarán de percibir dichos ingresos.

¿Y si YouTube cierra tu canal?

¿Pero qué pasa si YouTube decide unilateralmente cerrar tu canal o cancelar tu contrato, dejándote así sin la posibilidad de generar ingresos, que tal vez sean tu medio de vida? ¿Se podría considerar un despido?

La UGT y Jotapov, director del canal ‘Último Bastión’, opinan que sí que existe una relación laboral y por eso han decidido denunciar a Google España, propietaria de YouTube en nuestro país, ya que la plataforma ha decidido ‘desmonetizar’ dicho canal.

Es decir, ha dejado de pagar por las reproducciones de sus vídeos, sin que el creador haya incumplido los requisitos que fija el portal de vídeo en streaming en cuanto al número de suscriptores y de visualizaciones o con sus políticas de contenido.

El youtuber incluso asegura que Google ha retirado el dinero que ya se encontraba en su cuenta, “y que ya estaban reconocidos como ingresos de Youtube”, según informa UGT en un comunicado.

“Tenía un contrato, unas relaciones acordadas con el canal, en el que te comprometes a un tipo de ingresos relacionados con un tipo de creación de contenidos, en un tiempo concreto”, explica, Patricia Ruiz, secretaria confederal de UGT, en declaraciones para LaSexta.

“Tras un acto de conciliación sin acuerdo, el juicio se celebrará el próximo 26 de junio del 2024”, indica el sindicato en su comunicado.

Y argumenta así la presentación de esta demanda: “Plantea la existencia de relación laboral entre un creador de contenido y Google (YouTube), al existir indicios de dependencia y ajenidad suficientes para determinar la laboralidad en este caso concreto, en el que el creador de contenido regularmente prestaba sus servicios y percibía una remuneración derivada de los ingresos publicitarios, que Google gestiona a través de su canal YouTube”.

“La sentencia podría conllevar una indemnización por despido improcedente, al desmonetizar Google de manera unilateral su canal. En ese caso, también podría suponer el pago por parte de la empresa de sus obligaciones en materia de Seguridad Social”, añade.

Para reforzar su postura, cita un estudio de Oxford Economics para YouTube España, que reconoce el impacto económico de los creadores de contenido. “Nuestra modelización económica sugiere que el ecosistema creativo de YouTube contribuyó cerca de 313 millones de euros a la economía española en 2020 y respaldó 21.000 puestos de trabajo ocupados equivalentes a tiempo completo”, recoge el comunicado.

Así pues, esta denuncia podría abrir la puerta a futuras reclamaciones a la plataforma de vídeo en streaming, ya que otros muchos creadores de contenido podrían considerarse ‘falsos autónomos’.

De hecho, el sindicato afirma que la demanda “pretende abrir el debate y poner de manifiesto las presiones que sufre este colectivo en el desarrollo de su trabajo, que es su medio de vida, y la necesidad de que estos trabajadores sean reconocidos como empleados de la empresa”.

UGT recuerda que ya encabezó reclamaciones parecidas “con las personas trabajadoras de plataformas digitales de reparto”, como Glovo, que dio lugar a la denominada ‘ley rider’.

De este modo, remarca que el sindicato “tiene claro el compromiso de luchar contra los falsos autónomos y la precariedad que intentan imponer estos gigantes de las tecnológicas intentando burlar el derecho laboral”.

“Esperamos que otras personas trabajadoras en situaciones similares se decidan a demandar a las empresas titulares de redes sociales; para que se reconozcan sus derechos como personas creadoras de contenido, como editoras, como moderadoras. En definitiva, que todas las personas que trabajan en el mundo digital tengan reconocidos los mismos derechos que el resto de la clase trabajadora”, concluye el comunicado.

Ante esta situación, Google ha querido dejar clara su postura y se ha dirigido a nuestra redacción. «Estamos profundamente comprometidos con el éxito de los creadores, por eso compartimos la mayoría de los ingresos con ellos. Recopilamos muchas opiniones cuando nos reunimos con cientos de creadores cada año. Sin embargo, al contrario de lo que se afirma, no son empleados de YouTube, de acuerdo con la naturaleza de la relación», indica la compañía.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.