x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

El sector ‘plant-based’ reclama regulación para impulsar la inversión

La industria de la alimentación plant-based considera que la falta de regulación en nuestro país obstaculiza la inversión y la llegada de nuevas tecnologías.

22/11/2023  David RamosIdeas de negocio

La población veggie ha crecido espectacularmente en los últimos años. Y al calor de esta tendencia se ha creado toda una industria de alimentos plant-based que atienden la demanda de estos consumidores.

Sin embargo, la consultora Lantern ha detectado un retroceso de esta tendencia. Según su estudio ‘The Green Revolution 2023’, el fenómeno veggie (veganos, vegetarianos y flexitarianos) se ha frenado en estos dos últimos años. Mientras que en 2021 se incorporaron casi 1.300.000 nuevos veggies en España, se han perdido más de la mitad (600.000), sobre todo, flexitarianos, aquellos que tienen una dieta eminentemente vegetal, pero ocasionalmente consumen carne o pescado.

La consultora explica que la pandemia y el confinamiento incrementaron la conciencia de la población sobre la salud, el entorno y los animales, pero el fin de estas circunstancias excepcionales parece haber tenido un ‘efecto rebote’ en la población, que deseosa de recuperar el tiempo perdido en todos los sentidos, incluida su dieta.

En cualquier caso, los veggies han pasado de ser el 7,8% de la población española en 2017 al 11,4% en 2023, por lo que conforman un segmento de mercado que no conviene desatender.

Oportunidades para las plant-based

Aquí es donde encuentran su hueco las empresas plant-based, que han encontrado un nicho de mercado apenas explotado y a unos consumidores ávidos de novedades que satisfagan su demanda.

Sin embargo, las compañías del sector denuncian que la falta de regulación supone un freno para el desarrollo de la industria plant-based en nuestro país, tal y como se puso de manifiesto en el encuentro ‘The Green Revolution Day’, organizado por Lantern,

El problema con el que se encuentran estas empresas es que el desarrollo de esta industria avanza a distintas velocidades, dependiendo de la zona geográfica y los intereses nacionales.

Las principales diferencias se dan en la regulación, ya que hay grandes discrepancias entre países en cuanto a la aprobación de la comercialización de nuevos productos y tecnologías.

En este sentido, las plant-based españolas afirman que la regulación es el talón de Aquiles de nuestro país a la hora de seguir impulsando el futuro de este pujante sector. “La regulación en España es un desafío y nos limita en tiempos”, señaló Juan Pablo da Giacomi, fundador y CEO de Innomy.

Asimismo, Jorge López, director de operaciones de ZyrcularFoods, expuso que los fabricantes requieren “que se regule una norma de plant-based para llegar a un producto y que haya una normativa lineal”, puesto que esta es la única manera de ser más competitivos.

Igualmente, Raquel Virto, responsable científico-técnica I+D+i de CNTA. reclamó unas normas del juego claras, que permitan conocer “cómo se tiene que hacer desde la parte de investigación y cómo se tiene que hacer desde el punto de vista empresarial”.

En su opinión, la carencia de una regulación está deteniendo la inversión y la llegada de tecnología a España. “En fermentación de precisión, en capacidad de tamaño, escalado y equipamiento tenemos que envidiar a Estados Unidos. En Europa tenemos el freno. Estamos todavía en el paso anterior”, afirma Virto.

Así pues, la opción de invertir en productos plant-based tradicionales se ha visto desplazada por estas nuevas tecnologías, que buscan desarrollar alternativas a las proteínas, aunque no necesariamente desde una base vegetal.

En EMPRENDEDORES dedicamos este reportaje a Heura Foods, startup dedicada a la producción de carne vegetal. Se trata de una de las propuestas más exitosas en el panorama nacional, atrayendo el interés de inversores como Ricky Rubio, Sergio Busquet o David Broncano.

También recogimos el ejemplo de Perfect Day, que ha ‘copiado’ la fórmula de la leche de vaca para producirla de forma sintética en un laboratorio, a partir de vegetales como soja, avellana, avena, arroz, etc.

Por otro lado, hace poco supimos que las empresas navarras Foodys y Cocuus han empezado a comercializar en los hipermercados Carrefour su bacon plant-based, elaborado gracias a la bioimpresión 3D vegetal. «Esta tecnología es única en el mundo y nos va a permitir elaborar 1.000 toneladas de bacon 100% vegetal al año», apuntaba Gonzalo Agorreta, CEO de Foodys.

«Tenemos una grandísima ventaja: con nuestra tecnología, hacemos en 5 minutos lo que dos cerdos en toda una vida. Esta es la manera de resolver la falta de proteína en el mundo», añadía Patxi Larumbre, fundador y CEO de Cocuus, Premio a la Innovación Agroalimentaria de los XIX Premios Emprendedores.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.