Últimas noticias: XX Premios EmprendedoresEmpresa familiar: peligrosEl menú de los emprendedoresMejora la reputación de tu marcaEspecial envíos y logísticaEl éxito de AuralPor qué un analista de datosLos ciclos de mejora continua100 M$ para startups de impactoBezos vende más acciones de Amazon
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

El club que dice tener más de 12.000 inversores en startups en lista de espera

Blast es un club de inversores en startups nacido en Francia con réplica en nuestro país donde dicen contar ya con una lista de espera de 12.000 inversores.

12/06/2024  Ana DelgadoStartups
Compartir

El diciembre del año pasado informábamos del nacimiento de Blast, una iniciativa que busca poner la inversión en startups al alcance de cualquiera. Hoy, apenas seis meses después de su puesta en marcha en nuestro país, presumen de tener a más de 12.000 potenciales inversores en lista de espera para entrar en el club. 

Blast Angels es una réplica de una propuesta surgida en Francia en 2022 liderada por Thomas Rebaud, fundador y ex CEO de Meero, startup que llegó a ser calificada de unicornio. Se basa en la creación de clubs privados de personas interesadas en invertir en empresas de nueva creación con un mínimo de 1.000 euros y un máximo de 300.000.

Además de Rebaud, detrás de la iniciativa figuran otros nombres, como el de Anthony Bourbon, fundador de Feed y activo inversor galo, o Eric Larcheveque, cofundador de Ledger. A España, Blast llega de la mano de Pedro Buerbaum, emprendedor español que se dio a conocer por una peculiar y viral franquicia de gofres y ahora responsable del podcast Worldcast. A la cara visible de Blast. en España, le acompaña Rebaud.

800 socios en España más otros 500 en junio

Desde el aterrizaje del proyecto en España hasta la fecha en Blast dicen haber reunido ya a 800 socios y tener el lista de espera a 12.000. Muchos de los candidatos quedarán fuera habida cuenta de que la intención es limitar la entrada a 3.000 inversores. Al objeto de dinamizar el club, en junio abren la puerta a la entrada de 500 nuevos inversores. 

Para decidir quién entra y quien no, explica Rebaud que organizan “comités quincenales” que evalúan a la hora de tomar la decisión, el “espíritu de la persona, razones para unirse al club, ambición por el club, ganas de hacer networking y conocer a otros miembros, etc”

No detalla, no obstante, perfil medio del inversor, asegurando que “va desde el estudiante hasta el CEO, con médicos de por medio”.

La reapertura ofrecerá a los futuros miembros cinco niveles distintos de afiliación, con un precio anual a partir de los 1.000 euros y un tope de inversión anual que oscila entre los 10.000 y los 300.000 euros. Los aspirantes a optar a una plaza como miembro del club deben registrarse en la lista de espera de la que ya forman parte 12.000 personas.

La inversión

La decisión de ampliar la entrada de inversores en junio obedece, dicen, al deseo de “llegar a convertirse a finales de año en el mayor vehículo de inversión del panorama tecnológico español, con una capacidad de 30 millones de euros para invertir anualmente en startups españolas en fase semilla”.

Algo de prisa se van a tener que dar los próximos meses porque la cantidad  invertida en startups españolas durante el primer trimestre de 2024 es de un millón de euros. Para alcanzar la meta de los 30 millones asegura Rebaud que lo conseguirán “invirtiendo más de 2 millones al mes a final de año” partiendo de la aspiración de haber reunido para diciembre al total de los 3.000 socios previstos. Estas afiliaciones son intransferibles.

En cuento a la cantidad para su financiación que pueden obtener las startups por esta vía, el mínimo establecido es de 200.000 euros renunciando, al menos, a un 5% de la participación. 

En lo que respecta al retorno que pueden obtener los inversores, es pronto para hablar de este tema en España dada la corta implantación en nuestro país,  pero asegura el líder francés que “las rentabilidades están en 3,5 a 5 años de media” aspirando “a 3x, que no parece descabellado”.

Startups invertidas

Como primeras operaciones durante este año, Blast. ha decidido invertir en empresas como Bund, una empresa sevillana de sastrería masculina online, 100% personalizable y a medida; Zexel, un software fintech de rápido crecimiento con sede en Málaga que aborda el reto de las plataformas de marketing, las marcas y las agencias de pagar a cientos de creadores de contenido e influencers cada mes; o Ziknes, una empresa valenciana pionera en impresión 3D. 

Blast invierte, preferentemente, en empresas tecnológicas en fase semilla, pero está abierto a todas las industrias, y los fundadores pueden presentar sus solicitudes directamente en el sitio web de Blast. 

Para la selección de los proyectos a invertir dicen funcionar como una sociedad de capital riesgo, “así que estudiamos la empresa, creamos un comité de inversión cuando parece que tiene sentido y luego hacemos una due diligence de la empresa”, en palabras de Rebaud. 

En el caso de Francia, durante los 18 meses que lleva operando la solución ha invertido más de 50 millones de euros en más de 25 empresas.

La comunidad inversora

En su afán por profundizar y crear una verdadera comunidad en torno a la inversión, Blast. está apostando fuerte por la organización de eventos mensuales de networking por toda España, a la vez que construye Blast. Academy, una serie de contenidos exclusivos para que los miembros aprendan a evaluar operaciones, entender planes de negocio, valorar a sus fundadores, poner en marcha empresas en fase inicial, etc. para convertirse en estrellas de la inversión. 

Estos recursos se crean en colaboración con otros emprendedores de éxito que se desvelarán este año, como el fundador de la primera y ya famosa fintech española Payflow.

Ana DelgadoLarga trayectoria en el oficio del periodismo. Sé poco de mucho y mucho de nada
Compartir