x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

España, entre los diez países que más atrae al talento digital

Gracias al impulso de los hubs de innovación, los fondos europeos y las últimas inversiones de multinacionales

20/10/2023  Redacción EmprendedoresGestión

Según el informe El impacto de la revolución de la IA en España y Latinoamérica, el auge de la inteligencia artificial (IA) y otras tecnologías avanzadas ha convertido en referencia tecnológica algunas ciudades y países en todo el mundo. En España, hubs de innovación y desarrollo tecnológico ubicados en Barcelona, Madrid, Málaga o A Coruña, entre otros factores, han situado a nuestro país entre los diez más atractivos del mundo para atraer y retener talento digital, además del cuarto de Europa tras Reino Unido, Alemania y Francia en número de profesionales y desarrolladores en la nube: en torno al 10% del total de profesionales certificados en estas tecnologías avanzadas en el continente.

El informe está dirigido por Demófilo Peláez, profesor colaborador de la escuela OBS Business School, perteneciente a Planeta Formación y Universidades, y analiza cómo los hubs de innovación están reconfigurando los flujos de talento en el mundo, generando migraciones a zonas concentradas, con consecuencias buenas y algunas menos buenas.

Por un lado, atraen a profesionales altamente calificados y a empresas multinacionales creando ecosistemas de innovación dinámicos y competitivos; estos centros se han convertido en polos de atracción para el talento global, donde expertos de distintas partes del mundo buscan oportunidades laborales y de desarrollo profesional. Se trata de un fenómeno de migración que ayuda a la creación de empleo, aumenta la innovación y la consolidación de comunidades científicas y tecnológicas.

Sin embargo, también puede llevar a la desigualdad regional y a la fuga de cerebros de ciertas zonas que se van quedando rezagadas frente a otras más prósperas y con mayores oportunidades. Esta dinámica debilita a los países de origen porque disminuye su capacidad para innovar y desarrollarse tecnológicamente.

Para Demófilo Peláez, “es crucial establecer políticas y estrategias de retención y repatriación de talento para mitigar este fenómeno y fomentar el desarrollo tecnológico equitativo”.

Las zonas en las que se sitúan los hubs tecnológicos cuentan con una aglomeración de talento que eleva la competencia por profesionales calificados, inflando salarios. Y aunque esto puede beneficiar a los profesionales en términos salariales, también puede generar tensiones laborales y disminuir la lealtad de los empleados, generando una alta rotación de personal.

En este contexto, surgen retos éticos importantes. La concentración de recursos y capacidades puede llevar a la creación de tecnologías que no consideran la diversidad cultural y social de la humanidad, promoviendo soluciones y productos sesgados o excluyentes, asegura el informe de OBS.

“Se trata de un fenómeno complejo y multidimensional porque, si bien se impulsa la innovación y el desarrollo tecnológico, también se engendran desigualdades, exclusión y tensiones éticas y sociales”, opina el profesor Peláez. Por ello, el informe indica que es razonable abordar estos retos de manera integral y multidisciplinaria promoviendo políticas de inclusión, diversificación y equidad y fomentando el desarrollo de capacidades tecnológicas en regiones y países menos favorecidos para garantizar un futuro tecnológico más justo y sostenible.

La influencia de la IA sobre el talento digital

A finales de noviembre de 2022 irrumpió en nuestras vidas la que se ha convertido en la aplicación tecnológica de más rápido crecimiento de la historia, Chat GPT. Esta herramienta de IA alcanzó los cien millones de usuarios mensuales activos apenas dos meses después de su lanzamiento frente a los cinco años que tardó Twitter, los dos años y medio de Instagram o los nueve meses de TikTok.

Con el desarrollo de estas nuevas herramientas de Inteligencia Artificial los procesos se están automatizando, se reduce el error humano, se agiliza la toma de decisiones, se aporta precisión y, en última instancia, se potencia la creatividad humana como factor diferencial. No obstante, es probable que la mayor transformación se esté produciendo en el panorama laboral.

Más del 85% de las organizaciones encuestadas por el Foro Económico Mundial (2023) identifican la adopción creciente de nuevas tecnologías y el acceso digital ampliado como tendencias primordiales para impulsar el cambio en sus empresas. Se prevé que el 42% de las tareas serán automatizadas para 2027 y la IA, en particular, se espera que tenga un impacto mixto en el empleo: por un lado, cerca del 50% de las organizaciones prevé que generará crecimiento laboral y un 25% espera que provoque pérdidas de empleo.

Es decir, que mientras la IA puede crear oportunidades en áreas especializadas y de alta tecnología, también puede desplazar puestos de trabajo en otras áreas. Los roles relacionados con la tecnología, como especialistas en IA y aprendizaje automático, están en la cima de los trabajos de rápido crecimiento; y el informe pronostica grandes incrementos de empleo en el campo de la educación, la agricultura y el comercio digital. En cuanto a las habilidades laborales, el pensamiento analítico y creativo son las más valoradas en la actualidad.

Se estima que hoy en día el 34% de todas las tareas relacionadas con el negocio son realizadas por máquinas y el 66% restante por humanos. El informe considera que las empresas han introducido la automatización en sus operaciones a un ritmo más lento del previsto; y es que son poco optimistas respecto a la disponibilidad de talento en los próximos cinco años porque detectan todavía una falta de habilidades.

El impacto de la IA en el mercado laboral español

Lo cierto es que el impacto de la inteligencia artificial y el big data en las empresas españolas ya es una realidad. El uso de la IA en las compañías ha aumentado hasta el 11,8% en 2023, 3,5 puntos porcentuales más que el año pasado; a lo que se añade que las compañías que usan big data han crecido hasta alcanzar el 13,9%, un incremento de 2,8 puntos respecto al anterior ejercicio. La IA se utiliza principalmente para la automatización de flujos de trabajo y para la ayuda en la toma de decisiones.

Además, se ha producido un aumento del 1,4 al 2,3% en el empleo de especialistas tecnológicos en IA, fundamentalmente en empresas mayores de diez empleados que invierten en su capacitación para afrontar la última ola de innovación.

No obstante, también hay oportunidades de creación de nuevo empleo especializado en una terna prometedora de compañías emergentes centradas en inteligencia artificial que ya se están situando a nivel internacional, al menos en lo que a captación de capital riesgo se refiere: Nuclia, con unos 5,4 millones de dólares de inversión en 2022; LuzIA, que cerró una ronda de 2,5 millones de euros en 2023, y Argilla, que ha logrado 1,6 millones de dólares. Lograr una cifra importante de atracción de fondos para investigación y desarrollo de productos supondrá también un importante impulso en el desarrollo del ecosistema del sector en España.

Inteligencia Artificial

La Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial (ENIA) es el marco de referencia para el desarrollo de la IA en España con un enfoque ético, sostenible e inclusivo, y cuenta con un presupuesto inicial de más de 600 millones de euros procedentes de los fondos europeos Next Generation. Desde su aprobación en 2020 hasta el verano de este año ha financiado más de 250 proyectos que buscan contribuir al avance de la IA: destacan la creación de la primera Agencia de Supervisión de la Inteligencia Artificial de Europa, la instalación en Sevilla del Centro Europeo para la Transparencia Algorítmica del Joint Research Center de la Comisión Europea y el lanzamiento de un Consejo Digital Joven.

Si bien es cierto que, a nivel global Barcelona es considerado el mayor hub de startups de España, la ENIA señaló que, a fecha de su lanzamiento en 2020, era Madrid la ciudad que lleva la delantera en cuanto al desarrollo de tecnologías emergentes focalizadas en el sector de la inteligencia artificial.

No obstante, la capital catalana ha acelerado al respecto en los últimos años. Una de sus inversiones de referencia ha sido la de Microsoft, que puso en marcha a finales de 2021 un centro de I+D de inteligencia artificial y aprendizaje profundo o deep learning, el octavo del mundo de sus características.

El hub de Microsoft busca atraer talento de toda Europa y ha anunciado la contratación de 100 personas más para añadir a sus 90 trabajadores actuales.

Otro de los hubs tecnológicos que atrae la atención en España está en Málaga. Esta urbe suma décadas de apuesta autonómica y municipal por la innovación, al menos desde la creación del Parque Tecnológico de Andalucía en 1992, aunque no ha sido hasta los últimos años cuando ha adquirido una dimensión distinta.

Para ello, ha sido fundamental la inversión de Google, que en 2021 anunció la creación en la ciudad de su primer centro especializado en ciberseguridad. Para ello fue clave la pujanza de una startup local, Virustotal, que se convirtió en 2012 en la segunda empresa española adquirida por Google, lo que ha desembocado en un ‘efecto dominó’ de otras multinacionales que han decidido apostar con fuerza por la ciudad andaluza: Vodafone, EPAM o Capgemini, entre ellas.

Otras ciudades como A Coruña, elegida a finales de 2022 como sede de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial; o Granada, con una importante pujanza universitaria, o Alicante también se han posicionado como centros de referencia en nuestro país en esta tecnología.

Redacción Emprendedores