x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

De tabernero a banquero: la solución de Nickel a la exclusión financiera en la España vaciada

Estanqueros, propietarios de un bar o loteros pueden ahora reconvertirse en banqueros en la España despoblada gracias a la solución de Nickel.

30/03/2024  Ana DelgadoGestión

El cierre progresivo de las sucursales bancarias ha dejado a muchas localidades de la España rural sin servicios financieros. Esto era lo que pasaba en el municipio vallisoletano de Villanueva de Duero, un pequeño pueblo -1.235 habitantes- que hace dos años se quedó sin su única sucursal. Los habitantes protagonizaron una serie de protestas durante un tiempo que fueron desoídas por las entidades

El problema de Villanueva de Duero se extiende a muchas otras localidades de la que se conoce como la España vaciada. En la exclusión financiera y la desbancarización de terminados colectivos es donde ha encontrado su oportunidad de negocio Nickel una solución reconocida por el Banco de España que pone a disposición de los usuarios una tarjeta de débito casi de forma instantánea sin papeleos ni condiciones de ingresos mínimos.

La otra peculiaridad es que no es un profesional de la banca el que le presta el servicio, sino que es el estanquero del pueblo, el lotero o el dueño del bar en el que desayuna cada mañana quien le atiende y le entrega la tarjeta con tan solo facilitar los datos de identificación.

Y este es el negocio que alterna en Villanueva de Duero Félix Labajo en su Bar Alegría, donde también vende lotería. Ahora, entre café y café abre cuentas bancarias y gestiona ingresos y retiradas en efectivo de cantidades, generalmente, pequeñas. Para hacerse con el Punto Nickel, recibió antes una pequeña formación en materia de blanqueo de capitales y otras nociones financieras básicas. A cambio de sus servicios percibe pequeñas comisiones, 0,50 céntimos por cada transacción que realiza, y 2 euros por apertura de cuentas nuevas. Al margen de estos va cobrando otros pequeños incentivos como por la permanencia de un año con la tarjeta. El coste anual de mantenimiento de la tarjeta es del 25 euros. 

La tarjeta Nickel en 5 minutos

La forma de abrir la cuenta es sencilla. El cliente se acerca, da nombre y apellidos, número de DNI o pasaporte y dice la cantidad de apertura, ni nóminas que avalen al cliente ni otro tipo de propiedades. Transcurridos 5 minutos o menos, abandona el establecimiento con la tarjeta en su bolsillo. En el mismo establecimiento podrán luego los clientes efectuar los ingresar o retirar efectivo de sus cuentas. “Durante los dos últimos años, si querías sacar dinero en cualquier momento tenías que coger el coche. Ahora, pueden venir a mi bar a cualquier hora y sacar lo que necesiten. Esta facilidad cambia el día a día de mucha gente de por aquí”, declara Labajo.

Nickel ofrece una cuenta abierta a todos, con IBAN español y una tarjeta de débito Mastercard. Además, los clientes cuentan con una app para consultar y gestionar su cuenta, y atención al cliente telefónica. 

Nickel arrancó en Francia como una solución de neobanco que, desde 2017, pertenece al grupo bancario BNP Paribas. Desde 2020 está presente en España, y actualmente en cuatro países europeos más. Actualmente, la entidad cuenta con 1.956 puntos Nickel en España, la mayoría próximos a núcleos urbanos, como el Bar La Paradilla, en la sierra de Guadarrama. Pero también tiene puntos en más de un centenar de pueblos con menos de 5.000 habitantes, donde no existen ni sucursales, ni entidades de correos, sirviéndose solo, y no siempre, de agentes financieros o lo que se conoce como ofibuses que las entidades bancarias mandan a las zonas más despobladas cada 7 o 15 días,

Ana Delgado