Últimas noticias: Pizzas japonesas en MadridXX Premios EmprendedoresEmprendedores y SNGULAR10 datos de InternetAutónomo: ¿vas a coger vacaciones?¿Qué son los bonos corporativos?7 tipos de ciberataques a empresas10 libros para ganar más dinero ¿No consigues desconectar?Criptomonedas, un dinero más etico
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿Cómo es un líder multiplicador?

El líder multiplicador es aquel capaz de hacer crecer a sus equipos, obtener más ideas y perspectivas más amplias y agudas e impulsar su productividad.

25/12/2023  David RamosRRHH
Compartir

¿Cómo debe ser un buen líder? En alguna ocasión hemos recogido las cualidades que los empleados y las empresas consideran imprescindibles en el ‘jefe ideal’.

También nos hemos detenido particularmente en una de las características más apreciadas en los líderes: la asertividad. E incluso hemos hablado de los líderes ‘ambivertidos’, que no son ni extrovertidos ni introvertidos, sino que se encuentran a mitad de camino.

Pero lo que parece claro es que el buen líder tiene que ser capaz de extraer todo el potencial de cada uno de los miembros de su equipo, impulsando así la innovación, la creatividad y la productividad de su empresa.

Esto es lo que la consultora BTS denomina un líder multiplicador, que aprovecha la inteligencia colectiva de la organización y multiplica y potencia a cada persona.

“Gracias a este liderazgo multiplicador se generan ecosistemas organizacionales donde cada miembro se siente valorado, desafiado e inspirado para aportar de manera significativa al éxito colectivo. Al empoderar, inspirar, motivar y desarrollar a cada miembro del equipo, los líderes multiplicadores no sólo fomentan la innovación y la productividad, sino que también construyen las bases de una cultura organizacional firme, resiliente y orientada al futuro, con una gran capacidad para retener y atraer talento”, señala Ignacio Mazo, responsable del Centro de Excelencia de Liderazgo y Coaching para el Sur de Europa y Latinoamérica de BTS.

Sin embargo, casi todos nos hemos tenido que ver las caras en alguna ocasión con jefes que son el polo opuesto y que tienen un efecto disminuidor: desmotivan a las personas que tienen a su cargo, confunden poder con autoridad, ejercen el mando de manera arbitraria, etc.

Esto puede llegar a suponer un auténtico problema para las empresas, ya que la ausencia de una mentalidad de multiplicador, la centralización de las decisiones y limitación de la innovación interna puede paralizar a las empresas, creando culturas organizacionales que desmotivan y que perjudican la retención de talento, tal y como indica BTS.

5 rasgos del líder multiplicador

La consultora identifica cinco características que presenta el líder multiplicador, capaz de capitanear a sus equipos multiplicando sus posibilidades y aprovechando todo su talento.

1. Imán de talento

El líder multiplicador entiende y acepta con ilusión su responsabilidad de desarrollar y hacer crecer al talento de la compañía. Por tanto, BTS remarca que su objetivo es dejar de infrautilizar las capacidades de sus equipos y destapar todo su potencial. Y el talento se siente atraído por estas cualidades.

2. Liberador

Este tipo de jefe son capaces de crear más y mejores espacios para que otros puedan pensar y aprender. Pero eso no quiere decir que sean blandos, sino que que aplican la presión justa para seguir consiguiendo el mejor desempeño de los equipos.

3. Retador

De igual manera, el líder multiplicador sabe hacer aumentar el conocimiento y la experiencia de los demás creando oportunidades y desafíos que los lleven más allá de los umbrales con los que ellos mismos se autolimitan, o incrementando así sus contribuciones.

4. Creador de debates

BTS remarca que un jefe de este tipo es capaz de situar los debates en el marco estratégico que más le interesa a la organización, solicitando diferentes opiniones y perspectivas. No obstante, entiende que la decisión final puede corresponderle a él.

Durante este proceso, el líder multiplicador se mantiene siempre abierto a escuchar y explorar otros puntos de vista.

5. Inversor

Un líder como éste es consciente de que invertir en los demás suele revertir en beneficios multiplicados a medio y largo plazo. De este modo, infunde confianza y establece una mayor implicación a sus equipos.

Por ejemplo, puede ceder su liderazgo en ciertos momentos, haciendo que las personas a las que dirige se impliquen. Esto conlleva hace que adquieran cierta responsabilidad de las posibles consecuencias de sus decisiones, pero también permite el desarrollo de los miembros de su equipo y su toma de decisiones.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.
Compartir