Últimas noticias: Gran evento en CanariasNueva HUAWEI MatePad 11.5” Lujo para lucir en veranoForo turistech en octubreXX Premios EmprendedoresNada igual en el mercadoEl Ibex35 'pasa' de las startupsFinanciación industrialGeolastic hace pistas ecuestresVistiéndonos para el futuro
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Éste es el imperio económico del líder de los mercenarios rusos Wagner

Los intereses del empresario Yevgeny Prigozhin, líder del grupo de mercenarios Wagner, se extienden a la hostelería, el catering, la minería o la seguridad.

28/05/2023  David RamosGestión
Compartir

Yevgeny Prigozhin es el líder del grupo de mercenarios rusos Wagner que están asolando Ucrania. Pero más allá de sus actuaciones bélicas, se trata de un importante magnate, con presencia en sectores muy diversos.

Tras su paso por la cárcel durante la década de los ochenta, condenado por varios asaltos y robos callejeros, Prigozhin empezó su aventura empresarial vendiendo perritos calientes, tal y como indica Eldiario.es, haciéndose eco de sus declaraciones en Gorod 812.

En una época en la que se abría una nueva etapa para Rusia, tras la caída del Muro de Berlín y en la que surgía la plutocracia que hoy se reparte la riqueza del país, supo hacerse con contactos necesarios para medrar.

Enseguida logró ser propietario de una cadena de supermercados. Y a mediados de los años noventa abrió una tienda de vinos y un restaurante con uno de sus nuevos socios, Tony Gear, un gestor hotelero británico que trabajaba para uno de los aún escasos hoteles de lujo en San Petersburgo.

Cuenta Eldiario.es que el restaurante, llamado ‘Old Customs House’, empleaba a strippers para captar clientela en sus comienzos, pero después se fue haciendo con un hueco por la calidad de su comida. Además, su socio se empeñó en promocionar el establecimiento como el lugar más refinado para comer en una ciudad que acababa de llegar a los placeres de la buena mesa.

Pronto empezaron a llegar estrellas del pop y hombres de negocios, así como el alcalde de San Petersburgo, que a veces iba con se segundo de a bordo, que respondía al nombre de Vladímir Putin.

Al mismo tiempo que Prigozhin fue creciendo, también lo hizo Putin, hasta ascender a la presidencia de Rusia. Sin embargo, no perdió la costumbre de ir al ‘Old Customs House’, a donde llevaba a los dirigentes extranjeros que visitaban el país. Y también comía con frecuencia en el ‘New Island’, un barco que Prigozhin había convertido en restaurante flotante. Es fácil encontrar fotos de esas comidas, con el empresario tras la mesa con personalidades como George W. Bush o Carlos III de Inglaterra.

A la par, el líder del grupo Wagner se fue haciendo con contratos de catering de grandes eventos. Y también obtuvo millonarios contratos públicos para el servicio de comida escuelas y colegios y como proveedor de alimentos para Putin, según medios locales.

El empresario vio nuevas oportunidades cuando Rusia invadió Ucrania en 2014, poniéndose a su disposición para intervenir militarmente la región de Crimea. Por ejemplo, parece que empresas vinculadas a Prigozhin construyeron una base de operaciones para combatientes bajo la apariencia de un campamento infantil al sur de Rusia. Y su compañía de catering disponía de contratos como proveedor de la red de ciudades militares desplegadas por el Ministerio de Defesa ruso.

También participó en la guerra de Siria, haciéndose con contratos como proveedor de alimentos, además de poner a sus mercenarios a disposición de Putin, donde el grupo Wagner se consolidó como fuerza de combate.

Asimismo, Prigozhin cuenta con un ejército de trolls en internet, que defienden la actuación de Rusia en diversos foros de discusión y tratan de consolidar una versión de la actualidad conforme a lo intereses rusos. Esta actividad es desarrollada a través de la Internet Research Agency o el proyecto Lakhta, según detalla La Vanguardia.

Por ejemplo, en la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos de 2016 se acusó a Prigozhin y sus empresas de estar tras una red de perfiles a favor de Donald Trump en Facebook y Twitter.

También cuenta con el grupo de medios RIA FAN/Patriot, impulsor de la agencia de noticias Nevskie Novosti y de otras publicaciones desde la que trata de influir en Ucrania, Libia, Chechenia, etc. Igualmente, dispone de una productora de cine.

El sector inmobiliario y de la construcción también ofrece oportunidades para el magnate. Sus empresas desarrollan lujosos complejos inmobiliarios en San Petersburgo y construyen ciudades militares en la frontera rusa.

También tiene intereses en el sector minero y energético, a través de empresas dirigidas por personas relacionadas con él. Estas compañías explotan los recursos de República Centroafricana, Mali o Siria.

Además, las empresas del líder del grupo Wagner ofrecen en muchos países de África diversos servicios de seguridad para empresas, escolta de presidentes, etc. Asimismo, ha creado falsas ONG que actúan como supuestas observadoras de los procesos electorales en dicho continente.

Las agencias de seguridad estadounidenses y británicas estiman que el empresario tiene bajo su mando a 50.000 personas, aunque no se sabe con certeza cuántos individuos forman parte de Wagner, tal y como recoge La Vanguardia.

Está claro que el empresario no va a ser uno de los multimillonarios rusos que se han visto afectados por la guerra entre Rusia y Ucrania. Muy al contrario, el conflicto armado está sirviendo para que el líder del grupo Wagner vea crecer aún más su imperio.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.
Compartir