Últimas noticias: Nuevo Lexus LBXAyudas para jóvenes en extranjeroEl efecto Taylor Swift ¿Cómo generar leads?Business angels: en qué inviertenTecnología española con OscarPremio ideas centros comercialesEncuentros en CASA SEATAromas que ayudan a venderCómo franquiciar con éxito
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿Por qué a la Generación Z no le gusta el trabajo en equipo?

Casi 4 de cada 10 miembros de la Generación Z afirman que no disfrutan con el trabajo en equipo. La mitad de ellos justifican su respuesta porque trabajan mejor solos.

09/10/2023  David RamosGestión

El trabajo en equipo es una de las capacidades que más se suele valorar a la hora de reclutar talento. Esto se refleja incluso, en la educación, puesto que la mayoría de los colegios e institutos fomentan desde hace años el trabajo colaborativo, con el fin de fortalecer esta soft skill desde las primeras etapas formativas.

Así pues, los jóvenes profesionales que están llegando al mercado, pertenecientes a la Generación Z (nacidos aproximadamente de 1995 a 2010), han crecido en un entorno educativo en el que han tenido que colaborar con sus compañeros en la realización de determinados proyectos.

Dadas las circunstancias, cabría pensar que están más habituados al trabajo en equipo que las generaciones precedentes y, por tanto, más preparados y predispuestos a ello… pero no es así.

El trabajo en equipo se atraganta

Según una encuesta llevaba a cabo por Walters People, empresa de selección y trabajo temporal, casi cuatro de cada diez de los profesionales de la Generación Z consultados (37%) afirman que no disfrutan del ambiente de trabajo en equipo. Además, la mitad (49%) de quienes se muestran reticentes al trabajo colaborativo declaran que trabajan mejor solos.

Los jefes también parecen haberse percatado de esta resistencia. El estudio desvela que el 62% de los profesionales en cargos de responsabilidad encuestados creen que el mayor impacto de la incorporación de la Generación Z al mercado laboral ha sido la disminución del trabajo colaborativo.

Reseñan que esto se traduce en la escasez de diferentes competencias interpersonales entre los trabajadores más jóvenes, como la habilidad de comunicación (41%), la capacidad de trabajo en equipo (33%) o el pensamiento crítico (21%).

Fortalezas de la Generación Z

“Los profesionales más jóvenes poseen un conjunto de habilidades único debido a su educación y a sus experiencias personales. Comprender estas fortalezas y adaptarse a ellas puede dar lugar a unos equipos de trabajo más productivos y enfocados al éxito”, afirma Clara Capellades, de Walters People.

Una de estas fortalezas de los jóvenes profesionales es su buen manejo de la tecnología, ya que son la primera generación ‘nativa digital’. La encuesta demuestra que los jóvenes profesionales son expertos en la comunicación a través de los canales digitales. De hecho, el 40% de los responsables declaran estar impresionados con la capacidad de respuesta de estos profesionales ante herramientas de mensajería instantánea, videoconferencias y plataformas de colaboración.

Sin embargo, un tercio de los responsables encuestados afirman que no pueden aprovechar sus habilidades tech debido a la falta de soft skills o competencias interpersonales.

¿Cómo impulsar sus soft skills?

Walters People ofrece una serie de consejos para afrontar la debilidad en soft skills de los miembros de la Generación Z.

Reducir el teletrabajo

Algunos expertos creen que las habilidades interpersonales se están erosionando debido, en gran parte, al trabajo en remoto. En tal caso, sería aconsejable ajustar el modelo laboral.

“En su mayor parte, la Generación Z se ha incorporado al mercado laboral durante o tras la pandemia, por lo que han conocido un modelo de trabajo en remoto que fue diseñado en poco tiempo y con pocos referentes. Creo que pasar más tiempo en la oficina genera mayores y mejores comunicaciones cara a cara, algo que ayuda a mejorar la capacidad de comunicación”, indica Capellades.

Impartir formación

Las soft skills se pueden fortalecer con formación. Algunas de estas capacidades, además de la capacidad de trabajo en equipo, son el pensamiento crítico, el liderazgo, la resolución de problemas complejos o las habilidades comunicativas, por ejemplo, como recogíamos en este artículo.

El desarrollo de soft skills ha de formar parte de la agenda de formación y capacitación. Y no se debe quedar tan sólo en los miembros de Generación Z, sino que se debe extender también a los profesionales senior, proporcionando orientación para que sepan gestionar mejor un equipo con nativos digitales.

Programa de mentores

“Un mentor puede ofrecer orientación, compartir sus conocimientos y experiencia, así como brindar consejos sobre el desarrollo de habilidades interpersonales esenciales. Fomentar la colaboración intergeneracional es clave para enriquecer los equipos y conseguir llevar a cabo proyectos con éxito a través del intercambio de ideas desde diferentes perspectivas”, apunta Capellades.

Líderes adecuados

Es esencial tener buenos líderes, con capacidad de comprender las diferentes necesidades y fortalezas de varias generaciones dentro de un mismo equipo o departamento.

Los responsables deben ser estratégicos y tener un perfil enriquecedor, que consiga unir a una fuerza laboral multigeneracional, capaz de trabaja en equipo con buena sintonía.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.