Últimas noticias: Ofertas de trabajo falsasLos autónomos y el PECATAPedro Sánchez y la reduflación1 de cada 4 empresas usa IAEmprendimiento socialCajamar con la innovación agroXX Premios EmprendedoresPagar por confirming no es pagarCómo vender productos high ticketTipos de canales de distribución
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

8 de cada 10 pymes no están listas para la factura electrónica

La factura electrónica pronto será obligatoria, pero la mayoría de las pymes españolas no están preparadas para su adopción. Sin embargo, no la ven con malos ojos.

26/06/2024  David RamosGestión
Compartir

La factura electrónica obligatoria pronto será una realidad todas las empresas y autónomos, que tendrán que presentar este documento por medios telemáticos siempre que vaya dirigido a clientes que sean compañías o trabajadores por cuenta propia, como contábamos en este artículo.

Será obligatorio para las empresas con una facturación superior a 8 millones de euros a mediados de 2025. Y la obligatoriedad se extenderá a todos los autónomos y empresas en 2026, por lo que apenas queda un año y medio para afrontar esta transición. Sin embargo, parece que estamos poco preparados para ello.  

De acuerdo con la encuesta ‘Facturación electrónica: el camino hacia una economía conectada’, elaborado por Sage, la mayoría de las pymes españolas no están listas para adoptar la factura electrónica, ya que al 79% les resulta algo totalmente desconocido y el 86% aún no la utilizan en sus transacciones con otras empresas (B2B), aunque sí es algo más común en los intercambios con la administración (B2G), puesto que casi 1 de cada 5 de ellas (19%) ya la está usando en dicho ámbito.

Además, admiten que no están preparadas para ponerse al día inmediatamente, puesto que sólo una quinta parte de ellas (20%) cree que podría implementarla para 2024. Y otra quinta parte (21%) considera que sería capaz de hacerlo para 2025.

El informe advierte de que un factor preocupante entre las pymes españolas es el alto grado de desconocimiento respecto a la factura electrónica, ya que sólo el 28% de las pymes nacionales aseguran estar al tanto de los detalles relativos a su obligatoriedad.

Sage afirma que la facturación entre empresas en nuestro país conlleva grandes dificultades para los negocios, puesto que 1 de cada 4 facturas emitidas por pymes en España resultan difíciles procesar por falta de información, errores de formato o términos poco claros.

Y esto provoca retrasos en las tareas financieras y un gran consumo de tiempo para los responsables de los negocios. De hecho, casi 4 de cada 10 directivos de pymes españolas (39%) afirman tener que intervenir al menos una vez a la semana en cuestiones de facturación, pese a no ser los responsables financieros de la empresa.

Beneficios de la factura electrónica

Pese a la falta de preparación para la adopción de la factura electrónica, la mayoría de las compañías entienden que será beneficiosa para su negocio y lo ven como un paso natural en la digitalización de la empresa.

Así pues, la encuesta descubre que un 60% de las pymes españolas consideran positivo su uso obligatorio. Y casi dos tercios (62%) creen que aportará beneficios tanto para la economía como para sus negocios.

Además, piensan que será útil para resolver problemas como los pagos atrasados (57%) y para reducir los errores a la hora de recibir y procesar las facturas de los proveedores (43%).

Asimismo, los responsables de las pymes esperan que la factura electrónica pueda aportar beneficios a sus negocios como una mayor precisión financiera y reducción de errores (24%) o una reducción de costes (17%).

Sage asegura que los resultados son altamente satisfactorios para las empresas en los países en los que ya se ha implementado el uso de la factura electrónica, como Australia, Finlandia y Singapur.

De este modo, a pesar de que un 45% de las pymes se mostraban preocupadas por la falta de conocimiento o comprensión de las normativas antes de la adopción, tras su uso muestran niveles muy elevados de satisfacción (88%), así como una alta tasa de recomendación a otros negocios para que la usen también (88%).

Además, Sage hace hincapié en que la adopción de la factura electrónica sirve como trampolín para una digitalización mayor de las pymes. No en vano, el 90% de las empresas consultadas en todo el mundo declaran haber adquirido tecnologías adicionales tras el cambio a esta tecnología. En concreto, el 22% han invertido en Inteligencia Artificial para tareas financieras.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.
Compartir