x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad
Diego Fernandez CEO y cofundador de GELLIFY Iberia
Diego Fernández CEO y cofundador de GELLIFY Iberia

Estrategias para conseguir el ‘exit’ deseado de una empresa

El viaje hacia el éxito no es un camino sencillo, sino una aventura repleta de desafíos y grandes oportunidades.

09/11/2023  Redacción EmprendedoresFirmas
Estrategias para conseguir el ‘exit’ deseado de una empresa

El mundo empresarial es un entorno en continuo movimiento, donde cada cambio, avance y desafío al que nos enfrentamos es una oportunidad para mejorar, crecer y alcanzar el éxito. En este contexto de cambio constante, las startups son, a menudo, vistas como vehículos excepcionales que viajan hacia un futuro incierto en busca del ‘exit’ deseado.

Este camino, además de ser un proceso complejo, implica el diseño y puesta en marcha de una serie de estrategias minuciosamente elaboradas, además de un sinfín de complejas negociaciones. Sin duda, este viaje hacia el éxito no es un camino sencillo, sino una aventura repleta de desafíos y grandes oportunidades.

Identificar debilidades y enfocar el camino

A mí parecer, identificar y resolver las debilidades que pueda presentar una startup es una de las estrategias más efectivas para lograr el ‘exit’ deseado. Asimismo, una vez que se identifique que es el timing correcto para ir a por un ‘exit’, hay que comenzar a preparar todo para alcanzar dicho hito.

Hay muchos aspectos que serán imprescindibles de ser diseñados, buscados y conseguidos para, primero, generar un posicionamiento claro ante el potencial comprador; segundo, ser referente en un sector o actividad concreta y, por lo tanto, que el propio posicionamiento despierte el interés del potencial comprador; y, por último, generar hitos que aumenten la valoración para prepararse un buen ‘exit’. Esto último es clave, aunque debe ser real, es decir, la valoración debe basarse en hitos objetivos como la facturación, cartera de clientes, potencial de marca, proyección de crecimiento, tecnología o IP, potencial, etc.

Esta fase es crucial ya que permite a la startup ajustar su modelo de negocio y su producto. La estrategia tiene que estar bien preparada, pero eso sí, y aquí viene lo difícil, todo esto hay que ejecutarlo sin dejar de crecer o sostener lo ya creado.

‘Exit’: ¿Es realmente un éxito?

Muchos se preguntan si el ‘exit’ es realmente un éxito. Desde mi punto de vista, el ‘exit’, en la mayoría de ocasiones, es un win-win tanto para las grandes compañías como para las empresas emergentes.

Existen multitud de ejemplos de startups que se han enfrentado a grandes dificultades económicas y donde la adquisición o la venta han sido las únicas opciones para evitar la quiebra. Del mismo modo, para las corporaciones, adquirir una startup no solo significa comprar un producto o servicio, sino también obtener acceso inmediato al mejor talento innovador y a soluciones únicas en el mercado.

Generar valor antes de vender

El momento y las distintas fases de crecimiento de una startup son factores críticos a la hora de plantear un ‘exit’. De esta forma, para aquellas startups que se encuentran en una etapa inicial, la inversión surge como la opción más atractiva, ya que les permite continuar su crecimiento y maximizar su valor antes de estudiar una posible venta.

Por su parte, las startups más maduras, que ya han alcanzado un nivel de estabilidad y desean un crecimiento más rápido, pueden optar por la venta como el siguiente paso para alcanzar sus objetivos. No obstante, hay que estudiar bien en qué sector, con qué tipo de corporación sucederá potencialmente ese ‘exit’, etc. En este sentido, es muy importante conseguir la cuota de clientes o de hitos necesarios para que la valoración sea la adecuada.

Con todo ello, podemos afirmar que el ‘exit’ en sí mismo es la ‘gran’ estrategia que hay que preparar con tiempo y calidad.

El tiempo, un aliado imprescindible

El tiempo desempeña un papel crucial en las decisiones de ‘exit’. En este sentido, las startups, junto a aquellas empresas interesadas en adquirirlas o invertirlas, suelen llevar a cabo un exhaustivo proceso de evaluación que puede extenderse desde unos meses hasta un año. Esta fase es esencial para ambas partes ya que les permite entender completamente el potencial de la colaboración y definir próximos pasos.

Este proceso puede acarrear cierto peligro ya que hay que dedicarle un tiempo considerable y normalmente distrae a las personas claves del día a día de la empresa o del crecimiento. Esta fase de due diligence debe ser rápida, sino se corre el riesgo de que impacte negativamente en la compañía y que el resultado de la due diligence pueda ser negativo. Todo ello, podría  generar un gran impacto en el aspecto intangible de los founders, etc.

Por tanto, si se está buscando ese ‘exit’ deseado, hay que reparar muy bien los documentos clave e ir documentando en paralelo todos los procesos. Esto ayudará a que cuando se inicie un proceso de este tipo, por lo menos desde el lado de la startup, todo fluya con cierta velocidad y efectividad.

Con todo este contexto, queda claro que el camino hacia el ‘exit’ deseado va mucho más allá de un simple proceso de compra y venta. Es un viaje que implica estrategia, paciencia y un profundo conocimiento de los valores y objetivos de todas las partes involucradas. Sin duda, es un proceso necesario, y buscado en muchos casos, sea cual sea su objetivo. En mi opinión, se debe preparar y diseñar minuciosamente ya que es un hito suficientemente importante y, en muchos casos, puede ser un verdadero éxito.

Diego FernándezCEO y cofundador de GELLIFY Iberia