Últimas noticias: Comprar una casa de segundo manoInversión latinoamericana¿Escuchas a tus empleados?Frases motivadoras para emprenderExcelencia del whisky japonés Ayudas para ser más sostenibleGovtech 4 Impact World CongressTipos de franquiciaPremios Emprende XXI O2 y O3 para el riego agrícola
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad
Daniel Manzano
Daniel Manzano Fuentes Director de Innovación en Vodafone Business

¿Cómo acelerar el futuro digital de las empresas?

Las empresas se enfrentan a un sinfín de retos que exigen un enfoque ágil, creativo y experimental. Por eso, la innovación en una prioridad estratégica para cualquier compañía.

05/05/2024  Redacción EmprendedoresFirmas
¿Cómo acelerar el futuro digital de las empresas?

Lidiar de forma inteligente con la incertidumbre económica, mantenerse a la vanguardia de la competitividad, generar negocio, aprovechar las tecnologías emergentes, satisfacer las demandas en constante evolución del mercado o adaptar los procesos organizacionales a las nuevas realidades operativas, son algunos de los desafíos a los que se enfrentan hoy en día las empresas.

Un sinfín de retos que exigen un enfoque ágil, creativo y experimental y que han llevado a convertir la innovación en una prioridad estratégica para cualquier compañía.

Y es que el riesgo de no innovar puede conllevar no solo una pérdida de competitividad, sino también de clientes, de talento y de oportunidades para seguir creciendo. Tanto es así que, según el último informe que hemos hecho junto a APD, aquellas empresas con una cultura de innovación bien integrada en su estrategia son un 32% más productivas, y pueden llegar a quintuplicar sus ingresos anuales, en comparación con las empresas que no son capaces de innovar.

En este sentido, podemos afirmar que, con una mentalidad de colaboración, una planificación minuciosa y un enfoque abierto a la combinación entre nuevas tecnologías y tecnologías existentes, las empresas pueden adaptarse con éxito a las variaciones futuras, mejorar sus resultados e impulsar su crecimiento y su impacto económico.

El secreto para lograrlo no pasa solo por innovar, sino también en saber cómo hacerlo. El uso de metodologías adecuadas que ayuden desde el diseño hasta la validación y escalado, así como la involucración de todos los stakeholders desde el inicio es necesaria para pasar de los pilotos o POCs a proyectos reales. Además, es cada vez más importante apoyarse en un ecosistema de partners sólido para llegar a conseguir sinergias que difícilmente existen con capacidades de una sola empresa.

Añadido a esto, uno de los principales bloqueos de la innovación a día de hoy es que hay exceso de centralización. Muchas decisiones de innovación pasan necesariamente por la matriz sin dejar que las áreas locales tomen riesgos medidos y realicen inversiones inteligentes que luego puedan extenderse al resto de la empresa incluso aunque hablemos de POCs de poco coste económico y alto impacto potencial. No es de extrañar por tanto que lleguen otros actores externos y trastoquen los planes de mercado de determinadas empresas.

Por eso, a la hora de lanzar un nuevo producto o servicio al mercado, por ejemplo, es fundamental probar sus características mínimas necesarias y poder iterar con usuarios para modificarlas adecuadamente antes de su lanzamiento.

Esto permite una entrada más rápida al mercado y también más precisa a priori, ya que ayuda a recopilar feedback del uso real, validar suposiciones y adaptar el producto en función de las respuestas de los usuarios. Este proceso iterativo minimiza el riesgo de crear un producto que no satisfaga las necesidades del mercado y, en última instancia, contribuye a maximizar el retorno de la inversión.

Asimismo, se hace crucial también la medición de la innovación, no solo a través de la evaluación del retorno financiero de los proyectos, sino también de la satisfacción del usuario final, del time to market y lanzamiento de nuevos productos y servicios, de la repetición de un determinado proyecto de innovación al cabo de X años en el caso de proyectos dedicados de alto valor añadido, del número de patentes creadas, del incremento de market share o incluso, a nivel interno, del coste-beneficio de la mejora de procesos, de la retención de talento en la compañía y satisfacción general o engagement de los empleados.

La tecnología y el talento, los aceleradores de la innovación

Sin duda, el futuro de la innovación acelera gracias a la tecnología. Y es que esta sigue jugando un papel crucial en el campo de la innovación, especialmente en un mundo tan hiperconectado en el que los datos son esenciales.

No hay que perder de vista el hype cicle de Gartner que toda tecnología suele seguir. Que se empiece a hablar mucho de una determinada tecnología no quiere decir que esté en su punto óptimo de desarrollo y es por eso que no conviene perder de vista tecnologías ya existentes como IoT y el concepto de analítica IoT que provee de datos valiosos para la creación de nuevos casos de uso.

Esto, unido a capacidades que ya entran en su ciclo de madurez como el 5G o capacidades exponenciales basadas en IA, abre un gran potencial para aquellas empresas que aspiran a seguir siendo competitivas en el futuro y liderar sus respectivas industrias.

Pero para lograr que la tecnología albergue un verdadero potencial para las empresas, también es necesario que dentro de ellas se ponga en valor el factor humano. Que se fomente una cultura colaborativa donde los empleados tengan la capacidad de adaptarse al cambio y evolucionar, donde la inteligencia colectiva sirva de motor para convertir las buenas ideas particulares en una innovación escalable, y donde haya un ambiente de trabajo de apoyo y reconocimiento de los esfuerzos innovadores. No podemos olvidar que los protagonistas de la innovación son los profesionales, ya que son quienes mejor pueden identificar los retos que tienen que abordar sus propias compañías.

Como comentábamos antes, una estrategia de innovación sólida ha de cumplir una serie de requisitos. En lo que se refiere a la innovación interna, es vital una cultura innovadora impregnada en todas y cada una de las capas de la organización, que existan herramientas y capacidades para que la innovación surja desde cualquier lugar, y que el departamento de Innovación esté alineado con la capa más estratégica de la empresa y se interrelacione con otras áreas a nivel interno con el fin de poder identificar necesidades.

Respecto a todo lo relacionado con la innovación externa, es fundamental la existencia de áreas realmente enfocadas al research, que estén muy al día de cómo son las nuevas tecnologías que surgen a su alrededor, y que se hagan preguntas como: ¿qué están haciendo mis competidores? ¿cuáles son las nuevas necesidades de mis clientes? Y a partir de ahí, empezar a explorar y crear esa innovación más dirigida y planificada. Asimismo, resulta crucial apoyarse en un ecosistema de partners adecuado, pues no siempre seremos capaces de desarrollar de forma individual y aislada una solución.

Pero, ¿cuáles son las tecnologías con mayores oportunidades empresariales? Por supuesto, depende del sector. Por ejemplo, en Industria son muy relevantes las nuevas capacidades de Edge Computing, que permiten ahorrar costes a la hora de manejar información e inteligencia de procesos sin subir a la nube; la nueva robótica colaborativa o autónoma de alta precisión para desplegar nuevos procesos; el IoT con mayor penetración para servir de base a la creación de Digital Twins reales y toda la capa de fabricación aditiva que está siendo disruptiva tanto en el consumo de materiales como en el propio diseño y servicio post venta.

En energía, se vuelve crucial toda la capa de Smart Grids y el uso más inteligente de los recursos. En turismo es clave todo lo relacionado con la experiencia del usuario y la personalización, para ello las nuevas capacidades de IA y Realidad Aumentada, así como nuevos tipos de sensórica son capaces de añadir valor a la experiencia de usuario y gestión de los recursos.

Por último, en sanidad se observa un gran potencial en el desarrollo de terapias digitales, monitorización remota del paciente y hospital descentralizado sin perder de vista la calidad asistencial.

Indudablemente, las redes privadas 5G representan una base importante para poder crear proyectos de innovación. En España, por ejemplo,  contamos con el Parque Tecnológico de Euskadi, el primer Parque Tecnológico del país con una Red Privada 5G. Un proyecto que, en el marco de la apuesta por el área de la industria inteligente, tiene el objetivo de crear un ecosistema del dato con foco en el sector industrial.

Así, la creación de este living lab está permitiendo impulsar sectores estratégicos como la movilidad colaborativa y conectada, la robótica o la ciberseguridad con la atracción de nuevos proyectos. De hecho, ya existen algunos casos prácticos con un impacto altamente positivo, como es el llamado Robotekin o el uso de vehículo conectado y conducción asistida en un entorno real, que se implementará en los viales de la región el año que viene en colaboración con Basque CCAM.

Un claro ejemplo de abandonar la tradicional y única visión de que la innovación se limita al desarrollo de nuevos productos y servicios, en defensa de una percepción más holística de la misma y reconociendo que se trata de un actor clave que puede ayudar a adquirir o mantener una ventaja competitiva.

Si una compañía tiene como objetivo convertirse en un player altamente innovador ha de esforzarse por generar innovación desde los cimientos del negocio, favorecer unas condiciones laborales adecuadas, buscar soluciones o servicios que sean relevantes a las necesidades de la empresa en cuestión, encontrar partners digitales y, no menos importante, tener en cuenta su impacto social y medioambiental.

Daniel Manzano FuentesDirector de Innovación en Vodafone Business