x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

El rey de la lotería y el mejor lotero de la historia: los títulos a los que aspira Joaquín Monroy

Joaquín Monroy ha sido elegido el Mejor Lotero 2023. Al frente de La Chulapa de Moncloa, su administración de lotería ha repartido cinco gordos en el mismo año.

27/02/2024  Ana DelgadoCasos de éxito

Su referente es Xavier Gabriel, el fundador de la Bruixa d’Or. De él se ha leído todos sus libros porque, dice, “si quieres ser bueno en lo tuyo, tienes que aprender de los mejores”. Pero tampoco quiere ser Xavier Gabriel ni doña Manolita ni ningún otro. Él quiere ser Joaquín Monroy, el rey de la lotería del siglo XXI y el mejor lotero de la historia. 

Lo que menos imaginaba Joaquín Monroy cuando estudiaba Administración y Dirección de Empresas es que iba a terminar regentando una administración de lotería y un estanco. Pero las cosas, a veces, llegan como menos de lo esperas, como cuando a los 21 años encontró un pequeño local de 20 metros cuadrados en el intercambiador de Moncloa (Madrid) que le pareció mucho más apropiado que el que su padre y un socio habían elegido en el centro comercial Gran Plaza de Majadahonda para abrir una administración de lotería.

Le hicieron caso y todo bien hasta que surgen las desavenencias entre los socios. A punto de cerrar, decide Joaquín Monroy pedir un crédito al banco que todavía está pagando para hacerse con La Chulapa de Moncloa, el nombre de la Administración de Lotería nº 523. 

Desde entonces y hasta hoy, de esos 20 metros cuadrados no puede decirse cuantos millones ha repartido, pero sí que salieron 5 gordos de lotería nacional en 2023, el mejor año de su trayectoria profesional desde que en 2016 se hiciese cargo de una administración que entonces vendía 400.000 euros en lotería de navidad y al año ya le había dado el la vuelta al marcador hasta ponerlo en un millón.

Entre un 40% y un 120% asegura que le han subido las ventas estos años “lo cual es una brutalidad, teniendo en cuenta que la media del sector está en un 4% y que Gabriel contaba en uno de sus libros que, cada vez que vendía un gordo, le aumentaban las ventas el 20%. Así que digo yo que algo estaré haciendo bien”.

El pasado 22 de diciembre hizo carambola cerrándolo con su segundo gordo consecutivo y cuatro de los cinco quintos. La parte del pastel es gigante si se considera que, de los alrededor de 10.300 loteros que hay en España, más de 8.000 no lograrán vender un gordo en su vida. De aquí que haya sido ‘coronado’ por el sector con el título de el Mejor Lotero de España 2023. Como para no creer en la suerte.

La suerte es negociable

Ahora, Joaquín Monroy está pensando en escribir su propio libro. Ha empezado por darle vueltas al título y uno de los que tiene más probabilidades de ganar es el de ‘La suerte No es negociable’, con el No tachado con una X.

“Claro que la suerte existe, pero también hay que saber buscarla. Yo hago muchas cosas para tener mucha suerte”, declara.

Entre esas cosas que dice hacer la primera que apunta es “trabajar 14 horas al día”. Otra es hacer cosas que otros loteros descartan por baja rentabilidad, como las peñas, de las que él hace 30 semanales. Digitalizar el negocio en un sector tan convencional como éste ha sido uno de sus méritos. Contrató a la misma empresa que diseñó la web de doña Manolita y la Bruixa d’Or para que le hiciesen la suya y luego lanzó La Chulapuesta, la app para adquirir boletos online. 

Pero la verdadera negociación a la que se refiere con el presunto título es consigo mismo, donde señala la perseverancia como uno de sus valores principales. Pero también es fervoroso creyente del poder de las visualizaciones, las mismas que se escucha pronunciar como un mantra a Ilia Tupuria -otro de sus referentes- en el túnel de los vestuarios antes de salir a conquistar el Campeonato Mundial de Peso Pluma de la UFC: “Es hora de cumplir el sueño y lo van a ver”; “fe”; “no hay miedo”; “la victoria es mía”…

Monroy también dice haber presentido, o visualizado, en alguna ocasión que ese día iba a pasar algo excepcional, y que así sucedió. También hay personas que le ven ya como un talismán y le piden que, por favor, sea él quien elija el número.

El rey de la lotería y el mejor lotero de la historia: los títulos a los que aspira Joaquín Monroy
Joaquín Monroy, primero por la derecha, junto a unos amigos.

Don de gentes

La popularidad alcanzada por Monroy estos últimos años le ha llevado a conceder decenas de entrevistas y a pisar los platós de televisión. Con todos se muestra animado y cordial. No en vano antes de ser lotero, trabajó como relaciones públicas durante 12 años. 

Pero a él le hace más ilusión hacerse fotos con los clientes, sobre todo con aquellos que se desplazan con el único propósito de hacer cola en La Chulapa para comprar algún décimo, que son muchos -“más que la de doña Manolita”, dice-,  y de toda España. También siente gratitud por sus compañeros de profesión, algunos de los cuales se han tomado la molestia de escribirle una carta manuscrita dándole la enhorabuena y las gracias por modernizar el sector. Y para quien no se lo crea, baste con mirar las pareces de la administración donde, cuelgan enmarcadas las misivas.

Otro de sus sueños, si su mujer se lo consintiese, sería forrar alguna habitación de su casa con los diplomas que le dan cada vez que entrega un premio.

El ‘pero

Pero en mitad de toda esta fiesta, hay algo que empieza a inquietar a Joaquín Monroy que es la sensación permanente de insatisfacción. Siempre quiere más, algo que le impidió celebrar el pasado 22 de diciembre como el día cumbre de su carrera profesional. Mientras los demás votaban, él estaba mustio pensando en lo que sucedería con el sorteo del Niño. Sabe que esto muy sano no puede ser, así que está buscando a alguien que le ayude a gestionarlo, que tampoco es cuestión de morir de éxito, y menos a los 34 años.

Ana Delgado