Últimas noticias: Qué hacer con un portavoz bocazasQué es un project managerEl negocio de las mascotasDe Nueva Orleans a ZaragozaYa son 59 en MadridEmprendedores habla de eSportsPor qué triunfa esta escuela Reforma del subsidio por desempleoConsejos para una escucha activa Tropicfeel: viajeros intrépidos
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Más dificultades para acceder a la financiación y con un mayor coste

Según un informe de SGR- CESGAR, el 54% de las pymes ha buscado apoyo de la banca en el último año, casi un 20% más que antes del covid

16/05/2024  Redacción EmprendedoresFinanciación
Compartir

Cerca de dos millones de empresas necesitaron financiación en 2023; en el caso de las pymes, el 54,2% buscaron apoyo financiero en el último año. El dato lo recoge el XIII Informe sobre Financiación de la Pyme en España, elaborado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR) y significa que las empresas de menor tamaño todavía no se han recuperado de las consecuencias de la crisis. Así, antes de la pandemia el porcentaje de empresas que necesitaban apoyo financiero era mucho menor (el 34,8%).

El estudio analiza también la capacidad para acceder al crédito de pymes y autónomos en España y deja constancia de las dificultades provocadas principalmente por la constante subida de los tipos de interés en el último año.

Otra dificultad añadida para su salud financiera es la marcada reducción de beneficios, una reducción moderada de los niveles de endeudamiento y un aumento de los gastos financieros. Aspectos todos que parecen lastrar el crecimiento de un alto porcentaje de pymes. Así, un 17,8% de las pymes afirma estar en situación de crecimiento y mejora financieray un 32,2% dice estar en una posición estable. Por el contrario, para un 38,1% su situación ha empeorado en los últimos doce meses. De estas últimas, unas 135.700 (el 3,9%) son consideradas empresas vulnerables, ya que aúnan el decrecimiento económico con el empeoramiento de su situación financiera; un porcentaje que se ha reducido respecto al estudio anterior, cuando alcanzaban al 5,1% del total, unas 188.800 pymes.

De estas cifras, cabe destacar la importante disminución del grupo de pymes en crecimiento y mejora financiera (pasan del 22,1% al 17,8%) y el aumento del porcentaje de empresas en decrecimiento económico (del 16,0% al 21,4%), con respecto a enero de 2023. Por su parte, disminuye el número de empresas en estancamiento con deterioro de su situación financiera (del 15,4% al 12,8%).

Mejora de la competitividad y de innovación

La buena noticia la trae la mejora de la competitividad y de la innovación de nuestras pymes. Según el estudio, ha aumentado el porcentaje de pymes que vende en mercados extranjeros, situándose en 2023 en el 9,7% (en 2019 era de un 8,5%). Otro dato positivo tiene que ver con el mayor porcentaje de pymes que ha realizado actividades de innovación en los últimos doce meses, que se sitúa en el 15,8% (en 2022 era del 11%), mostrando una recuperación a niveles similares a los observados en el último lustro.

La evolución de las pymes y el acceso a la financiación también se refleja en las perspectivas de creación de empleo. Así, un 84,5% de las pymes considera que no aumentará su plantilla en los próximos 12 meses y solo un 10,8% dice que creará puestos de trabajo; dos puntos menos que el año pasado.

Los productos financieros más utilizados

A la hora de acceder a productos financieros, las pymes se decantan por el préstamo bancario (20%), las Líneas ICO (20,1%) y las líneas de crédito (18,6%). Les siguen en importancia el crédito comercial (13,4%), el leasing (8,7%) y el confirming (6,3%).

El informe de SGR-CESGAR también refleja un marcado descenso en el uso de productos bancarios en 2023, debido, seguramente, tanto a los menores niveles de actividad como al aumento del precio de los mismos. Cabe destacar, también, la reducción en el uso del crédito de proveedores (crédito comercial), que ha pasado de ser utilizado por el 21,8% de las pymes en 2022 al 13,4% en 2023.

Ahorrar costes

¿A qué destinan las pymes esa financiación? La mayoría para circulante (67,1%), aunque este motivo ha perdido peso con respecto a 2022 (75,9%), en línea con la ligera caída de actividad en las pymes y el aumento del coste de la financiación. Le sigue en importancia la financiación destinada a inversión (47,8%), que aumenta cinco puntos porcentuales con respecto al año anterior (42,8%) y dentro de ésta, destaca el aumento de la inversión en equipo productivo (que pasa del 26,8% al 31,6%).

Por su parte, el número de pymes que necesitan la financiación para abordar procesos de expansión en el mercado nacional o en los mercados extranjeros sigue aumentando con respecto a años anteriores.

El informe también refleja la aceleración en 2023 en las inversiones asociadas a la digitalización y la sostenibilidad de nuestras pymes. Así, un 29,3% ha buscado financiación para abordar inversiones relacionadas con estas áreas (en 2022 se situaba en el 17,4%). Estas cifras indican que ambos procesos son los destinos principales de la financiación después del circulante.

La creación de empleo está muy ligada a la financiación: unas 169.800 pymes crearán 687.145 puestos de trabajo en España si logran acceder al crédito. Se trata del 9% de aquellas empresas que buscan financiación para el circulante o para distintos proyectos de inversión o expansión. El dato supone un aumento en el número de puestos de trabajo con respecto a 2022 (640.690) y se acerca de forma paulatina a la cifra de 2019 (713.000 puestos).

Mientras, un 24,9% de las pymes con necesidades de financiación considera que obtenerla será clave para mantener el empleo y el 66,1% restante, que su logro no tendrá un impacto directo en su plantilla.

Más dependientes de la financiación bancaria

Otro dato clave: el 73,9% de las pymes recurrió a financiación ajena y el 62% a la bancaria, que aumenta ligeramente con respecto a 2022 (60,5%). El cambio más notable se ha producido en la fuerte caída del recurso a la financiación no bancaria: un 22,8% de las pymes recurrió a esta, frente al 41,5% del año anterior. El informe indica que esta incluye, principalmente, el pago aplazado a proveedores (58,3%) y subvenciones (28,6%). Este último ha ganado protagonismo frente al primero en el último año. También cabe destacar que el uso de fondos propios ha seguido ganando peso, siendo utilizados por un 49,1% de las pymes, frente al 43,0% en 2022. Por último, la ratio de pymes con necesidades de financiación aún no resueltas se ha situado en el 5,0%, un valor que casi duplica el de 2022 (2,6%).

El informe refleja también un aumento en las dificultades para acceder a financiación ajena, siguiendo así la tendencia observada en 2022. Así, el número  de pymes que dice haber accedido con facilidad a la financiación por cuenta ajena ha caído al 26,4%, frente al 43,7% en 2022.

Esta importante caída se debe en gran medida a la persistencia de la política monetaria europea en el control de la inflación, que ha conllevado nuevos aumentos en los tipos de interés. Consecuencia de esta constante subida de tipos, el obstáculo más importante en el acceso a financiación por cuenta ajena sigue siendo el coste de ésta, así lo señala el 46,9% de las pymes, frente al 37,6% del año anterior. El segundo obstáculo es la falta de garantías solicitadas, que también aumenta respecto al año anterior (el 23,9% de las pymes lo señala, frente al 22,3% de 2022).