x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

8 tendencias en los pagos para 2024

Transferencias bancarias instantáneas, BNPL, iniciativas de pago locales, aumento de los pagos transfronterizos, CBDC… Éstas son algunas de las tendencias que vemos en los pagos.

27/02/2024  David RamosActualidad

Durante mucho tiempo, la mayor parte de los pagos se ha venido realizando en metálico, con tarjeta o mediante transferencia bancaria.

Sin embargo, el panorama se ha revolucionado en los últimos años, de la mano de la tecnología. En gran parte, gracias a las nuevas propuestas desarrolladas por todo un universo de startups enfocadas en el sector financiero, las denominadas fintech.

Así pues, estamos asistiendo a la irrupción de nuevas tendencias de pago, en las que la tecnología y la digitalización juegan un papel muy destacado. Éstas son algunas de las corrientes que dinamizarán el sector en 2024.

1. Alternativa a los pagos con tarjeta

El informe ‘Payments Top Trends 2024’ de Capgemini destaca que opciones de pago alternativas a las tarjetas, como el Pay by Bank y el Buy Now Pay Later (BNPL), muestran una tendencia al alza.

“Los pagos con tarjeta, predominantes durante mucho tiempo, se enfrentan a nuevas tecnologías que prometen operaciones de pago sin fricciones, más cómodas y rápidas. Por un lado, el Pay by Bank (transferencia bancaria instantánea) contribuirá en gran medida a reducir el riesgo de fraude, que sigue siendo un reto importante para los pagos con tarjeta. Por otro, el BNPL (paga ahora, paga después) va camino de convertirse en una de las herramientas favoritas de pago, sobre todo, para las generaciones más jóvenes”, especifica la consultora.

Aún así, todavía son opciones residuales. Por ejemplo, la última edición del informe ‘Tendencias en medios de pago’ de Minsait Payments indica que apenas un 8% de los españoles consultados recurre a soluciones BNPL.

El pago con tarjeta sigue teniendo mucha fuerza, cobrando protagonismo opciones como el pago contactless o las tarjetas virtuales. El estudio de Minsait Payments descubre que el pago sin contacto con tarjeta física es mayor en Europa que en Latinoamérica y que España lidera este índice, con un 72% de la población bancarizada optando por esta opción. Además, más del 85% de la población bancarizada española dispone de una tarjeta de débito, mientras que el 56% cuenta con tarjeta de crédito.

También se incrementa el uso de tarjeta virtual. Hasta ahora, solía asociarse a la modalidad de prepago, pero se están ampliando su aplicación a las tarjetas de crédito y débito. Un tercio de los españoles (37%) y la mitad de los menores de 35 años analizados cuentan ya con una tarjeta de débito virtual.

2. Iniciativas de pago locales y regionales

Capgemini cree que pueden surgir o consolidarse iniciativas de pago locales y regionales que desafíen el dominio de las tarjetas y las redes de pago interconectadas. Y esto plantea una serie de retos.

“A medida que evolucionan las alianzas regionales en materia de pagos, debe desarrollarse un marco común que permita la compatibilidad entre cada una de las redes. Una red de pagos común a escala mundial permitiría a las empresas comerciar con socios, proveedores y clientes más allá de las fronteras, y acceder así a nuevos mercados sin tener que lidiar con complejos procesos de pago. Los consumidores a su vez, esperan poder pagar a entidades internacionales con facilidad, lo que supone una gran ventaja competitiva. Además, un sistema de pagos global posibilitaría transacciones transfronterizas eficientes en múltiples divisas internacionales”, apunta.

3. Auge de los pagos instantáneos

Capgemini pone el acento en el impulso a la eficiencia que generan los pagos instantáneos. «La gran utilización de aplicaciones basadas en pagos instantáneos, pago de facturas, TPV y comercio electrónico, impulsarán el volumen de transacciones. Los pagos instantáneos mejorarán la experiencia del cliente y permitirán a los comercios ofrecer servicios de reembolso instantáneo, lo que aumentará la comodidad y provocará el abandono de las costosas cuentas corrientes. Además, este modelo de pagos mejorará la transparencia y el cumplimiento, y optimizará los ciclos de capital en circulación”, detalla. 

Asimismo, el informe de Minsait Payments destaca la generalización del uso de medios de pago electrónicos en Latinoamérica y la aceleración en Europa. Por ejemplo, cerca de un tercio de los europeos declara haberse incorporado a la digitalización de sus pagos en los últimos tres años, ante la irrupción de la pandemia del Covid y coincidiendo con el auge de medios de pago alternativos, como Bizum en España.

Así pues, el estudio reseña que aplicaciones como la propia Bizum, o Pix (Brasil) y MBWay (Portugal) están ganando popularidad para el pago entre particulares (P2P), desplazando en cierta medida al uso del dinero físico. De hecho, el 52% de los españoles lo prefiere, frente al 38% que sigue usando el efectivo.

4. Más pagos transfronterizos y remesas

Minsait Payments afirma que “es especialmente destacado el avance de los pagos transfronterizos”. En su estudio pronostica que se alcanzarán los 250 billones de dólares de pagos transfronterizos a nivel global en 2027, con un incremento de 100 billones de dólares en apenas una década.

Pese a su crecimiento, reseña que “este tipo de pagos entre países siguen siendo más lentos, costosos y opacos que los pagos domésticos y adolecen de ciertas fricciones aún por solucionar, como elevados costes, lentitud o falta de transparencia en los procedimientos”.

Así pues, los expertos consultados por la compañía estiman que las remesas son el flujo de pagos cotidianos con mayor capacidad de mejora gracias a la digitalización.

5. Los bancos centrales se apuntan a la moneda digital

El desarrollo de monedas digitales por parte de los bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) podría contribuir a agilizar el movimiento transfronterizo del dinero.

“Gracias a las CBDC, las entidades financieras pueden liquidar directamente las transacciones de los bancos centrales casi en tiempo en real y los gestores pueden eliminar a los intermediarios. Además, la emisión de CBCD a nivel global disminuirá la dependencia de terceros y los costosos y lentos servicios transfronterizos de divisas. El uso extendido de esta moneda digital impulsará la inclusión financiera de las poblaciones no cubiertas por los servicios bancarios, al permitir el acceso a los créditos y la liquidez disponibles a través de los sistemas financieros tradicionales”, especifica Capgemini.

6. Tokenización de pagos

Capgemini considera que la tokenización de pagos abre nuevas vías para la creación de valor. “Mientras que la mayor parte de la infraestructura de pagos actual gira en torno a instituciones centralizadas, las finanzas descentralizadas (DeFi) contribuirán a trasladar el tratamiento de los pagos a un sistema híbrido, lo que permitirá a los proveedores de pagos ser ágiles y estar preparados para adaptarse a los cambios en los grandes volúmenes de transacciones con mayor eficacia”, apunta en su estudio.

Además, señala que “los procesadores de pagos, reforzados por contratos inteligentes automatizados, podrán reducir un gran número de errores y equivocaciones en pagos”.

La tokenización es, de hecho, una tendencia pujante. Por ejemplo, en EMPRENDEDORES hemos hablado de la startup Wertyk, que quiere democratizar la inversión a través de la tokenización de activos.

7. IA también en los pagos

El informe de Capgemini anota que la aplicación de IA a los servicios de pago contribuirá a mejorar la productividad y la satisfacción del cliente. “A medida que la IA se arraigue dentro de la cadena de valor de los pagos de extremo a extremo en 2024 y en los próximos años, se prevén grandes avances en la gestión del fraude, las transacciones en tiempo real, la experiencia del cliente, la gestión de documentos y el cumplimiento normativo. Además, la creciente penetración de la banca digital y los pagos entre particulares impulsarán la IA en los pagos”, subraya.

8. Innovación y seguridad, impulsadas por la regulación

Capgemini recuerda que la nueva directiva PSD3 de la UE y el reglamento para el acceso a los datos financieros (FIDA) introducirán avances en la regulación sobre riesgos y transformarán los sistemas de pagos.

Además, reseña que las regulaciones globales relacionadas con la utilización de monedas digitales en plataformas con blockchain irán tomando forma. Asimismo, incide en que la interoperabilidad de las CBDC ganará impulso. Y también se espera que veamos gran evolución tecnológica en la interconexión de redes de pago públicas y privadas en los próximos dos años.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.