x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Entre precio y calidad; cómo encontrar el equilibrio al comprar piezas de coche

A menos que se sustituya un coche por uno nuevo inmediatamente después de que expire la garantía, de vez en cuando existe la necesidad de cambiar piezas. Y, con ello, ...

05/03/2024  Redacción EmprendedoresNoticias de empresa

A menos que se sustituya un coche por uno nuevo inmediatamente después de que expire la garantía, de vez en cuando existe la necesidad de cambiar piezas. Y, con ello, la necesidad de elegir entre piezas originales y analógicas. Las piezas originales son exactamente las mismas que se instalaron en el coche cuando salió de la cadena de montaje. Y la empresa avtopro.es comparte el razonamiento con todo el mundo. Las originales las fabrica la propia empresa automovilística o su contratista. Las piezas análogas son de otro fabricante y pueden tener características y diferencias, pero son totalmente intercambiables con las originales. La calidad de los análogos puede variar, así como su precio, pero siempre son más baratos que los originales.

Cómo elegir un análogo de calidad

Con los originales, todo es sin sorpresas – lo principal es comprar en lugares de confianza, para no caer en una falsificación. Otra cosa son las piezas de recambio analógicas. En este grupo, se incluyen piezas idénticas a las originales, pero en una caja diferente, como piezas fabricadas con materiales baratos, piezas fabricadas con tecnología anticuada y mucho más. Para no equivocarse en la elección, hay que saber en qué fijarse:

Marca. Los análogos, a diferencia de las falsificaciones, tienen su propia marca, aunque no sea tan famosa como el original. No obstante, los fabricantes de análogos de calidad valoran su reputación. Siempre se puede comprobar el nombre en internet y averiguar si se debe confiar en esa empresa en concreto.

Certificados y licencias. Los análogos de calidad suelen tener una licencia de los fabricantes de automóviles para los que fabrican sus productos. No menos minuciosamente controlan sus productos, lo que confirman los certificados.

Precio. Una buena mercancía no puede tener un bajo coste, por lo que un ahorro de más del 50% del precio del original debe alarmarse. Un análogo así no durará mucho y puede comportarse de forma impredecible durante su uso.

El precio más bajo es la principal y, probablemente, la única ventaja de las piezas analógicas. Pueden ser muy buenas, pero no mejores que las originales, diseñadas específicamente para un coche concreto y homologadas por sus creadores. Si no fuera por las limitaciones económicas, nadie se arriesgaría a elegir piezas analógicas. Pero si el presupuesto tampoco es infinito, se debe saber que, además de los originales a precios desorbitados y los análogos de calidad impredecible, existe otra opción.

Recambios originales usados: una elección sin desventajas

Cuando se compran piezas originales sin usar en un desguace, se obtiene una calidad en la que se puede confiar por el precio de una pieza «sin nombre». Los desguaces comprueban la seguridad de todas las piezas, por lo que se puede estar seguro de que la compra durará mucho tiempo.

El principal temor asociado a los desguaces de automóviles es la difícil búsqueda y el tiempo perdido. Se tiene que encontrar un coche donante y asegurarse de que la pieza que necesitas de él no se ha vendido ya. Si eso falla, hay que repetir en otro desguace. Este escenario ya no es obligatorio después de la aparición del sitio Avtopro.es, donde se puede, en cuestión de minutos, ver la gama de desguaces de coches de toda España, encontrar y pedir lo que necesita con la entrega. Pero, ¿cómo estar seguro de la calidad de los recambios online? Hay algunas reglas:

Solicitar al vendedor un certificado de la pieza: la confirmación de que la pieza ha sido sometida a pruebas de seguridad y cumple la normativa del fabricante.

Aclarar la cuestión de la garantía: si la pieza ha sido refabricada (lo que también se indica en el certificado), los desguaces dan una garantía sobre su capacidad de servicio.

Preguntar por la reputación de un determinado concesionario, leer opiniones de clientes en internet, puntuar en un buscador. Quizá algún conocido pueda dar una recomendación.

Al hacer el pedido, se debe aclarar la compatibilidad con el coche: incluso la pieza original puede ser diferente para distintos modelos y años de producción. La mejor forma de verificar la compatibilidad es comprobar el número de bastidor.

Prestando un poco de atención al proceso de selección, se pueden comprar las mejores piezas a los mejores precios y ayudar a reciclar coches al mismo tiempo. Por lo tanto, la elección de piezas en un desguace salva el presupuesto, los nervios y el medioambiente al mismo tiempo.

Redacción Emprendedores