Últimas noticias: Mejora la retención de tu appFinanciación alternativa¿Qué son las herramientas CRM?1º edición Cajamar Innova AgrotechCrisis de talento en IAInversión grandes tecnológicasRRSS en las empresasImpacto de la IA en los negociosLista de espera de inversoresRegresa Atardeceres Larios
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Cinco fallos en la elaboración de una encuesta

Un sondeo mal diseñado no sólo aburre a los usuarios, sino que les puede confundir. Y eso es negativo para tu marca. Y además te sale caro: te ha costado ...

19/06/2008  Redacción EmprendedoresNoticias de empresa
Compartir

Un sondeo mal diseñado no sólo aburre a los usuarios, sino que les puede confundir. Y eso es negativo para tu marca. Y además te sale caro: te ha costado dinero y no te ha dado resultados. Para Ana María Molina, directora de Marketing de la empresa de análisis predictivo SPSS, “las encuestas pueden ser una manera de recoger y aprovechar el feedback de los clientes”. Pero hay que hacerlo bien. SPSS ha detectado los cinco pecados capitales de las encuestas. Son estos:

  • Hacer trampas. Una cosa es que tú quieras que tus clientes marquen una casilla concreta y otra que ellos quieran marcar esa casilla. Realizar preguntas que les confundan, para de ese modo obtener el resultado que deseas de partida, corrompe una encuesta.
  • Pensar que eres único. Ten siempre presente que a tus clientes se les bombardea a diario con encuestas. Si les aburres, te pasarán por alto.
  • Sin opciones. Cuántos más datos recojas y más posibilidades les ofrezcas a los consumidores para responder, mejores resultados obtendrás. Cuántas menos opciones, peor resultado. Así de sencillo.
  • Sin dirección. “La falta de objetivos claros afectará a la efectividad de tu encuesta y, en última instancia, producirá unos malos resultados”, sugiere este decálogo. No debes olvidar nunca por qué pusiste en marcha una encuesta.
  • No hay quien lo entienda. Puede ocurrir también que la información que hayas obtenido sea interesante, pero que pierda fuerza a la hora de plasmarla en un informe. “Unos datos poco claros o mal presentados pueden dar como resultado la pérdida del mensaje general”, continúa este práctico decálogo. Y recuerda que una encuesta es como un examen de matemáticas: aunque hayas hecho bien las operaciones más complejas, si te equivocas al poner una coma en el resultado, echas por tierra todo tu trabajo.
Redacción Emprendedores
Compartir