x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

30 mitos erróneos del email marketing

El marketing por correo electrónico continúa siendo hoy un potente canal de comunicación. Utiliza este canal para sacarle el máximo rendimiento.

09/12/2023  Redacción EmprendedoresMarketing & Ventas

Hay quien asocia el email marketing al spam, devaluando su capacidad como canal de distribución de un mensaje comercial. Es un mito falso más en torno a este asunto.

El marketing por correo electrónico continúa siendo hoy un potente canal de comunicación. Como en todo, su eficacia va a depender del uso que hagas de él y de la interacción que provoques. Acrelia, plataforma de email marketing multicuenta, identifica y desmiente en su último ebook una treintena de mitos surgidos a lo largo de los últimos años en torno al email marketing.

El objetivo de esta publicación es, en palabras de Lidia Castillejo, responsable de desarrollo de negocio, “aportar argumentos y luchar contra la desinformación para que los responsables de la campañas de email marketing dispongan de información real y no se pierdan las ventajas de utilizar este canal en su estrategia de marketing digital, sacándole el máximo rendimiento”.

En línea con este propósito estas son los 30 creencias que desmitifican:

1. El email marketing ya no funciona. El número de usuarios del correo electrónico no ha disminuido, por lo que se mantiene como un canal de comunicación directo válido.

2. El RGPD ha matado el email marketing. Hay quien considera que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ha hecho un flaco favor al email marketing cuando lo cierto es que ha contribuido a la desaparición de malas prácticas. Ahora, recibir campañas por esta vía resulta mucho más seguro.

3. Es para otros sectores. Todas las empresas, independientemente del tamaño y el sector en el que operen, pueden crear su propia base de datos y rentabilizarla mediante envíos de correos electrónicos.

4. Las nuevas generaciones prefieren otros canales. Aunque parezca que los jóvenes solo se comunican a través de las redes, tampoco les molesta que conecten con ellos a través del correo, dado que eligen un uso distinto para cada canal.

5. Las redes sociales son más eficaces Si de lo que se trata es de medir la eficacia de una campaña en números de conversiones y ventas, el correo electrónico consigue mejores resultados que las redes sociales gracias a la segmentación y la comunicación personalizada.

6. El email marketing requiere más recursos. Cierto que su puesta en marcha exige esfuerzo y aprendizaje inicial, pero, una vez que aprendes a optimizar resultados, el retorno de la inversión compensa.

7. Puedes mandar de todo si tienes el email. Esto, además de ser falso, puede acarrear problemas con el RGPD, dado que el consentimiento del usuario ha de ser explícito para cada caso. Nada de aprovechar para mandarle también tu newsletter.

8. No tiene sentido hacer email marketing sin una lista grande. La calidad de los contactos es más importante que la longitud de la lista.

9. Comprar listas no perjudica. Si quieres comprar una base de datos, tendrás que asegurarte primero de que las personas o instituciones que aparecen en ella han dado su consentimiento. En caso contrario, podrías tener problemas con el RGPD. La recomendación es que no compres listas porque podría comprometer tu reputación y tu imagen.

10. El remitente ha de ser siempre la empresa. No necesariamente. Vale también el nombre de alguno de sus representantes.

11. Emojis en el asunto. Verdad que un emoji en el asunto ayuda a destacar un correo en la bandeja de entrada y aumenta la tasa de aperturas, pero hay más recursos. Un buen copy puede generar el mismo efecto.

12. El asunto ha de ser corto. Suele ser lo recomendable, pero también aquí eliges tu, teniendo en cuenta que existe un límite de caracteres y que si los sobrepasas, no se muestran a completo en los gestores del correo.

13. El preencabezamiento no importa. Falso, más bien es un elemento esencial para captar la atención. Conviene personalizarlo.

14. Una newsletter es solo un HTLM. Verdad que se hace con este lenguaje, pero no es como el de la web. Por eso, lo recomendable es que las plantillas las prepare alguien especializado en HTLM.

15. El diseño es lo único que importa. También falso. Además del diseño, resultan determinantes la redacción de contenidos o la dirección del remitente.

16. Es mejor utilizar muchas imágenes. No conviene utilizar una única imagen en una campaña, pero el exceso también es contraproducente. Si no están optimizadas, ralentizan el tiempo de descarga y, si el destinatario no las tiene desbloqueadas, crece la posibilidad de que se distorsione el mensaje.

17. Cuantos más enlaces, mejor. Igual que en el punto anterior, la clave está en el equilibrio.

18. Es preferible el tono profesional. Esto va a depender de la audiencia a la que te diriges y de la actividad de tu empresa.

19. Nadie lee el pie de los mensajes. No es la parte más leída, pero tampoco hay que descuidarla. Es un buen punto para añadir información adicional, como horarios comerciales o ventajas del servicio.

20. Hay días mejores que otros para enviar correos. Depende de cada negocio. Experimenta y comprueba por ti mismo qué días funcionan mejor.

21. Nunca envíes dos veces el mismo mensaje. Puede obedecer a un simple error del mensaje original que hay que corregir, a un despiste o a una acción intencionada. Aunque no conviene saturar, se puede reenviar si se comprueba que el destinatario no ha abierto el mensaje anterior o como recordatorio si el contenido sigue teniendo vigencia.

22. Hay una frecuencia ideal para todos los usuarios. Tampoco aquí hay reglas. Lo único a tener en cuenta es que conviene tener una frecuencia regular para que ni se olviden de nosotros ni saturemos.

23. La entregabilidad del 100% existe. Podría darse el caso de que en algún envío consigas que todos los mensajes lleguen a las bandejas de entrada, pero recuerda que es una excepción.

24. Una IP nueva soluciona los problemas de entregabilidad. Es preferible revisar tu estrategia de envíos y la calidad de tu base de datos, antes que cambiar directamente la IP.

25. Estar en la lista negra es solo para spammers. Cualquier remitente puede acabar en esta lista, bien porque los suscriptores marquen tus mensajes como spam, bien porque se utilizan palabras o códigos propios de spammer.

26. La pestaña de promociones es el infierno. No siempre es negativo que tus comunicados desemboquen en la pestaña de promociones de Google.

27. La apertura es lo único que cuenta. Cierto que es el objetivo de cualquier campaña de email marketing, pero hay más elementos relevantes. Las estadísticas de los envíos pueden mostrarte el comportamiento de los clientes potenciales.

28. CTR y CTOR son lo mismo. Se parecen, pero no son lo mismo. Mientras que el CTR (click through rate) es el número de clics que obtiene un enlace, el CTOR (click to open rate) es el porcentaje de clics (CTR), considerando solo a los suscritores.

29. Las bajas son terribles. Ofrecer la posibilidad de darse de baja es obligatorio y una oportunidad para limpiar tu lista en aras de la calidad.

30. Es mejor borrar a los usuarios inactivos. Si segmentas bien y conectas con ellos solo en campañas que sabes que le pueden interesar, podrías reactivarlos.

Redacción Emprendedores