x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

4 errores a evitar si usas Inteligencia Artificial en tu marketing y publicidad

La IA está llegando a todos los ámbitos, incluso al marketing y la publicidad. Pero hay que usarla con cuidado. Éstos son algunos errores que se pueden cometer al emplearla.

15/03/2024  David RamosMarketing & Ventas

La Inteligencia Artificial se está colando en nuestras vidas de manera inexorable, tanto en el ámbito personal como en el laboral.

Ante tal situación, los trabajadores muestras cierta ambivalencia. Por un lado, hace algunos meses nos hacíamos eco de los datos de un estudio de LinkedIn que indicaba que 9 de cada 10 españoles están deseosos de utilizar esta tecnología en su trabajo.

Sin embargo, también se dan cuenta de que sus empleos podrían estar en riesgo. Así pues, el 37% de los trabajadores consultados por InfoJobs opinan que la Inteligencia Artificial podría sustituir a una gran parte de las plantillas, lo que conllevaría un alto índice de despidos, tal y como recogíamos en EMPRENDEDORES.

Irrupción en el marketing y la publicidad

Sea como fuere, lo cierto es que la mayoría de las empresas ya están usando o se plantean emplear Inteligencia Artificial en sus campañas de marketing y publicidad.

En concreto, el 88% de las compañías estarían están utilizando alguna forma de esta tecnología en sus esfuerzos de marketing este año, según los datos de un estudio elaborado por Twilio Segment, del que también hablamos hace poco. Y más de la mitad (54%) esperan gastar aún más en campañas impulsadas por Inteligencia Artificial el próximo año.

Y es lógico, ya que el potencial de esta tecnología es indudable. “Esta transformación no sólo optimiza la eficiencia operativa y reduce costes, sino que también estimula la innovación y la competitividad. Por ende, nos permite desarrollar estrategias publicitarias más efectivas y personalizadas, otorgándonos así una ventaja significativa en un mercado altamente competitivo”, declara Sara G. Timón, country manager de Impulsion, compañía especializada en marketing programático,

Pero debemos hacer un uso consciente de ella y tomar las debidas precauciones. “Su verdadero valor se materializa únicamente cuando se domina y se emplea estratégicamente, evitando así cometer errores que puedan resultar costosos y perjudiciales para nuestros objetivos”, advierte.

Errores frecuentes en su uso

Con el fin garantizar un uso exitoso de la Inteligencia Artificial, los expertos de Impulsion destacan algunos errores frecuentes que cometen los anunciantes al emplear esta tecnología, entre los que se incluyen los siguientes.

Falta de comprensión y expectativas irrealistas

Uno de los fallos más importantes es la falta de comprensión sobre el funcionamiento y las capacidades reales de la Inteligencia Artificial.

“Muchos anunciantes pueden sucumbir a la tentación de sobrevalorar las capacidades de la Inteligencia Artificial, esperando resultados instantáneos y extraordinarios sin una comprensión profunda de sus limitaciones y el tiempo necesario que necesitan para entrenar los algoritmos de manera efectiva. Esta falta de comprensión puede llevar a expectativas poco realistas y, en última instancia, a la decepción cuando los resultados no cumplen con las proyecciones iniciales”, apunta la compañía.

Sobresegmentación del público objetivo

Los especialistas de Impulsion remarcan que un uso inadecuado de esta tecnología puede crear segmentaciones excesivamente detalladas basadas en datos poco relevantes o incompletos.

“Esto puede llevar a la exclusión de segmentos importantes de la audiencia y a una dispersión ineficiente de los recursos publicitarios. Por lo tanto, en lugar de maximizar el impacto de sus anuncios, lo que hace es reducir la efectividad de la campaña”, indican.

“Para evitar esto es imprescindible mantener un equilibrio entre la personalización y la amplitud de la audiencia. Los anunciantes deben asegurarse de que los algoritmos de Inteligencia Artificial estén entrenados con datos de alta calidad y relevantes para garantizar segmentaciones precisas y significativas”, agregan.

Calidad deficiente de los datos

La calidad de los datos utilizados para alimentar los algoritmos es determinante. “Aunque la Inteligencia Artificial se basa en la disponibilidad de datos relevantes y de alta calidad para aprender y generar predicciones precisas, si los datos son incompletos, sesgados o de baja calidad, los modelos de Inteligencia Artificial pueden producir resultados inexactos o incluso perjudiciales para la marca. Por lo tanto, es fundamental que los anunciantes dediquen tiempo y recursos significativos a garantizar la integridad y la calidad de los datos utilizados en sus campañas publicitarias”, insiste Impulsion.

Además, recuerda que no vale únicamente con llevar a cabo una recopilación masiva de datos, sino que “es necesario que los anunciantes cuenten con habilidades analíticas para comprender los datos y aprovecharlos eficazmente en sus estrategias publicitarias”.

Inteligencia Artificial sin supervisión humana

Los expertos de Impulsion hacen hincapié en el error que supone tener una dependencia excesiva de la Inteligencia Artificial, sin contar con la supervisión humana adecuada.

“Si bien la Inteligencia Artificial puede automatizar una variedad de tareas y procesos, carece del juicio, la ética y la sensibilidad humanos para evaluar bien el contexto y las implicaciones de las decisiones tomadas”, recalcan.

De este modo, llevar a cabo campañas sin cierto toque humano en las interacciones y en la comunicación puede hacer que resulten frías e impersonales, lo que podría alejar a los consumidores.

“Los anunciantes deben asegurarse de mantener una supervisión constante y activa sobre las estrategias de Inteligencia Artificial, interviniendo cuando sea necesario para corregir desviaciones y garantizar que las acciones estén alineadas con los valores y objetivos de la marca”, recomiendan.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.