x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Turismo espacial desde Sevilla: el ambicioso proyecto de EOS-X Space

Empresa española de turismo espacial, que se basa en vuelos aeroespaciales a 40 km de altura. Sevilla acogerá una de sus tres bases de lanzamiento.

28/02/2024  Ana DelgadoIdeas de negocio

Aunque parezca que el nombre del CEO y fundador de Eos-X Space, Kemel Kharbachi, indique lo contrario, es totalmente español, hijo de padre melillense y madre barcelonesa. Es también uno de los perfiles más relevantes en el sector turístico nacional. En 2012 fundó Agora Next, la primera aceleradora tecnológica a escala global con el foco 100% en el sector turístico. Al proyecto se incorporarían más adelante socios como Telefónica Open Future, Google o Deloitte, entre muchos otros.

Por la aceleradora han pasado más de 150 startups, entre ellas Smartvel, Hostelverse; Destination u Overview. Como organización, han invertido en 15 startups ninguna de las cuales ha cerrado. En el seno de Agora Next nace también el proyecto más ambicioso que Kemel Kharbachi ha afrontado hasta la fecha: EOS-X Space, una compañía de turismo espacial cero emisiones empeñada en democratizar el traslado de turistas al borde del espacio.

Un proyecto de turismo espacial diferente

No son los primeros ni los únicos. En organizar viajes turísticos a lo que se conoce como el near space, a 40.000 metros de altura, aproximadamente, en EOS-X compiten con empresas como Space Perspective o World View Space. A todas ellas les da la bienvenida Kharbachi porque entiende que la competencia en sana. El reto está en saber diferenciarse.

Eos-X es una una compañía de turismo espacial que opera, ya se ha dicho, en la categoría de near space. En consecuencia, no caben comparaciones con otras como la de Blue Origin, de Jezz Bezos, o Virgin Galactic, de Richard Branson, cuyos vuelos suborbitales alcanzan una altura que ronda los 60 km. Menos aún con la de Elon Musk, Space X, con vuelos orbitales a 100 km de altitud. En el near space no se experimenta la ausencia de gravedad y lo más que se ve es la curvatura del planeta, el halo azul y las estrellas.

La compañía no es solo de paternidad española, sino que también el desarrollo tecnológico, en un 70%, corresponde a ingenieros nacionales. La fuente de inspiración se halla el programa Redbull Strato, cuando en 2012 el paracaidista aventurero Félix Baumgartner salió de una cápsula al borde del espacio, a casi 40 km de altura, e inició una caída libre hacia la Tierra. La proeza le convirtió en el primer ser humano en viajar más rápido que la velocidad del sonido fuera de un vehículo.

También las naves de Eos-X, como en el caso anterior, se basan en una cápsula presurizada que puede subir pasajeros a 40.000 metros de altura. “La diferencia es que nosotros no tiramos a los clientes, sino que los bajamos seguros con un sistema de paracaídas más que experimentado y que ha sido parte y clave del desarrollo nuestro de patentes e I+D+i”, aclara Kharbachi.

En cada vuelo pueden ir siete pasajeros más un piloto. El tiempo total de la duración del vuelo es de 5 horas. Dos horas y media es lo que se tarda en alcanzar los 40.000 metros de altura, luego una hora y media orbitando y, finalmente, descenso en 30 minutos. El recorrido en palabras del CEO, es “agradable, confortable y experiencial”. Con la palabra agradable se refiere a que la nave no es propulsada por un cohete, sino por un globo de helio que alcanza una velocidad de crucero -18km/h-. 

Recuerda Kharbachi que “el helio es un gas noble, no contaminante y sin riesgo de explosión” e insiste en destacar que la tecnología desarrollada, tanto en sistemas como en subsistemas, tiene doble capa de seguridad, “algo que, para nosotros, resulta primordial”. 

Un programa holístico

El vuelo al espacio es la última actividad de todo un programa turístico que empieza seis días antes. “Nosotros somos, ante todo, una compañía global de experiencia turística. En esta línea y, a diferencia de otros player, ofrecemos un programa holístico de siete días llenos de actividades”.

Cualquier persona que pueda viajar en avión, puede también disfrutar de este vuelo de manera que, a diferencia de lo que sucede en alturas mayores, aquí no hace falta un programa previo de entrenamiento. Antes de culminar el viaje, los turistas residen en un complejo turístico que simula un parque temático espacial. Conforme a éste se incluyen programas inmersivos en la Luna o Marte; simuladores de vuelo espacial o un centro de control tipo Houston así como actividades formativas y de divulgación científica.

Ya en la parte hotelera, se incluye lo que denominan el hospitality center donde introducen prácticas de medicina regenerativa, alineado a la industria de la longevidad y una parte nutricional. “Si queremos clientes ultrahight hay que darles valor añadido”, matiza el CEO. Asimismo, EOS-X se hace cargo del cliente desde que sale de casa hasta que le vuelve a dejar en su propio domicilio, proporcionándoles el vuelo comercial hasta el destino. Todo ello a un ticket medio de 150.000 euros, aunque con opciones añadidas que podrían elevarlo hasta 200.000 0 250.000 euros.

Turismo espacial desde Sevilla: el ambicioso proyecto de EOS-X Space
Aspecto de la nave que es impulsada por un globo de helio.

Viajes al espacio desde Sevilla

Complejos hoteleros, lanzaderas y aeropuertos, en este caso llamado estratopuerto, habrá tres repartidos por distintas partes del mundo y elegidos conforme a la climatología -la necesitan estable- y la orografía del terreno. Bajo estas premisas, la primera base de EOS-X y la más ambiciosa se emplaza en Emiratos Árabes Unidos, entre Dubai y Abu Dabi, con el complejo hotelero en Yas Island. 

La segunda será la de Sevilla, ya en construcción y, donde además de reunir las dos condiciones citadas arriba, coincide con ser uno de los polos aeroespaciales más importantes de Europa. En rueda de prensa celebrada hace escasos días, Kharbachi anunciaba para el mes de mayo el lanzamiento desde Sevilla de su primer vuelo con la nave EOS-X Spaceship One. Desde la base de Sevilla se articularán los vuelos de toda Europa. Confían en recibir el proyecto ya finalizado de Sevilla a partir del próximo mes de junio.

La tercera, para America, se construirá en México, en la Rivera Maya, cerca del aeropuerto de Tulum, cuyos planes de apertura se prevén para 2026.

Una vez que estén operativas las tres bases, la compañía subirá dos vuelos diarios, operando seis meses en cada sitio. De octubre a abril en Emiratos, de abril a octubre en Sevilla, y 9 meses en México. Esta frecuencia sitúa a EOS-X dentro de los vuelos a gran escala, otro factor que les diferencia de la oferta restante.

Para la comercialización se apoyarán en agencias de viaje de primer nivel, como es el caso de Nuba o Abercrombie & Kent, con las que ya tienen acuerdo, igual que con VistaJet, multinacional de alquiler de aviones privados, y Virtuoso, asesores de viajes de lujo.

“Esto no es una startup de garaje”

Por otro lado, quieren apoyar la venta comercial a través de NFTs. La intención con esto no es entrar en la economía tokenizada ni en el second market, sino aportar la trazabilidad de todo el proceso además de servirles para analizar el perfil de los viajeros.

Insiste Kharbachi en subrayar su larga trayectoria y expertise tanto en el sector turístico, como en el tecnológico y emprendedor. “Esto no es una startup de garaje, es un proyecto acelerado por profesionales y que ha contado con la participación de los mejores, en todos los ámbitos”.

En el proyecto han colaborado, directa o indirectamente, compañías e instituciones como Airbus, Satlantis, el Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales (Catec), la Agencia de la Unión Europea para la Seguridad Aérea (EASA) o la Universidad Carlos III de Madrid, entre muchos otros. Asimismo, y según el CEO, EOS-X aparece en el ranking de las compañías más disruptivas del sector aeroespacial y la número tres en Europa. 

La valoración de la compañía

La puesta en marcha del proyecto de EOS-X ha requerido hasta el momento una inversión aproximada de de 350 millones de euros, entre los 120M asignados a la parte de tecnología e ingeniería, y prácticamente el doble a la parte de infraestructura. La compañía estará ahora en una valoración de 150My están levantando una nueva ronda por valor de 120M que podría alzar la valoración de la empresa hasta los 500 millones en el cuatro trimestre del año.

Ana Delgado