Últimas noticias: Ayudas para ser más sostenibleGovtech 4 Impact World CongressPremios Emprende XXI O2 y O3 para el riego agrícolaNuevo Alfa Romeo JuniorLos bosques de NaturgyAlex Sicart reaparece en VenezuelaMapa del talento en EspañaLa IA que nos cuidaPremios REM
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿Qué futuro tienen las criptomonedas en España?

El futuro de las criptomonedas va a estar marcado por dos factores. Por un lado, la llegada del bitcoin a Wall Street. Por otro, el denominado halving de dicha criptomoneda.

27/04/2024  David RamosOportunidades de negocio

El bitcoin y otras criptomonedas nacieron con un espíritu muy ‘romántico’, como medio de pago alternativo, anónimo y descentralizado, al margen de los designios del poder político, instrumentalizado a través de los bancos centrales.

Sin embargo, su evolución ha ido por un camino distinto del que esperaban los precursores de este tipo de monedas digitales. El uso del bitcoin y otras criptodivisas para la realización de pagos es prácticamente residual, salvo en un caso muy concreto: el pago de rescates de ransomware y las transacciones entre ciberdelincuentes.

Por el contrario, estos activos se han convertido en una inversión muy atractiva. Por ejemplo, el bitcoin tenía un valor en torno a los 4.700 euros hace 5 años. Actualmente, ronda los 66.000 euros. Es decir, si hubieses invertido 1.000 euros en bitcoins hace un lustro, ahora tendrías unos 14.000 euros. No está nada mal, ¿verdad?

Eso sí, quienes hayan mantenido la inversión durante esos años tienen unos nervios de acero, capaces de soportar los desplomes que ha tenido la cotización del bitcoin en ese periodo. Por ejemplo, en mayo de 2021 sufrió una importante corrección cuando el gobierno chino prohibió la comercialización de bitcoin. Y en 2022 sufrió buenos varapalos, como consecuencia del hundimiento de la criptomoneda TerraUSD, que arrastró a todo el sector, o del fraude de FTX, una de las mayores plataformas de exchange.

‘Normalización’ de las criptomonedas

Sea como fuere, lo cierto es que las criptomonedas han ido ganando presencia en las carteras, incluso en el caso de inversores institucionales. De hecho, el bitcoin incluso ha llegado a Wall Street.

El pasado 10 de enero, la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC, por sus siglas en inglés) autorizó la comercialización de los fondos de inversión cotizados en bolsa (ETF, según sus siglas en inglés) vinculados al bitcoin.

Esto significaba un acercamiento a la institucionalización del bitcoin como activo y un primer paso para la aceptación de las criptomonedas en las finanzas tradicionales, como explica la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en este artículo.

Las consecuencias son evidentes. El día anterior a dicha autorización, el bitcoin cotizaba a 42.160,89 euros. Apenas mes y medio después, estrenando el mes de marzo, su valor era ya de 57.540,28 euros. Y a mediados de abril, está cerca de los 66.000 dólares.

“Todas aquellas noticias que supongan un respaldo a las criptomonedas influyen positivamente en su cotización. El valor de las monedas digitales, especialmente el bitcoin, resulta de las órdenes diarias de compraventa, de modo que, como el resto de los activos que cotizan, son muy sensibles a los anuncios o decisiones que se tomen al respecto”, explica Benja Anglès, profesor agregado de Derecho Financiero y Tributario de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC.

Además, como son activos no respaldados por ningún estado ni organismo o institución financiera, cuando las criptomonedas logran algún reconocimiento o se las equipara a otros activos legalmente reconocidos, se da confianza a los inversores. Y esto hace que aumenten las órdenes de compra y su valor de mercado.

Repercusiones en España

El experto de la UOC indica que la decisión tomada por la SEC podría tener consecuencias en España y en Europa. Por ejemplo, cabe la posibilidad de que los bancos españoles lleguen a ofrecer la posibilidad de invertir en este tipo de fondos estadounidenses vinculados al bitcoin. Anglès explica que, al tratarse de una economía global y de un activo de base tecnológica, será posible realizar inversiones en fondos que incluyan monedas digitales.

Aunque advierte que tendrán que reforzarse las obligaciones de información a los potenciales clientes, al ser inversiones de alto riesgo y volatilidad. “No es ilegal invertir en criptomonedas, pero hay que extremar mucho más, si cabe, las decisiones de inversión en este tipo de activos digitales, sobre todo si se tiene en cuenta el historial de fluctuación de sus valores a lo largo de los últimos años”.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) también avisa de los riesgos que comporta la inversión en este tipo de activos. De hecho, en uno de los asuntos a los que más atención presta en su último Plan de Actividades, como contábamos en EMPRENDEDORES.

Asimismo, el profesor de la UOC remarca que los bancos o entidades financieras que deseen ofrecer este tipo de inversiones a sus clientes “tendrán que asegurarse de que estos entienden muy bien dónde ponen su dinero, y deberán explicarles que las probabilidades de ganar o perder mucho dinero son importantes e imprevisibles”.

Por otro lado, hay que recordar que quienes tienen criptomonedas tienen la obligación de declararlo a la Agencia Tributaria, como contábamos en este artículo.

Halving del bitcoin

Otro aspecto que marcará la evolución del bitcoin es el inminente halving del bitcoin, previsto para este mes.

Hay que recordar que los bitcoins se generan a través de un proceso digital de minería, mediante el cual los usuarios aportan el poder de cálculo de sus equipos para encontrar un hash válido (una cadena alfanumérica) para resolver un cálculo matemático que da lugar a un bloque de la cadena del bitcoin. Y una vez que se logra, estos usuarios reciben una recompensa en forma de criptomonedas.

Así pues, cada vez que se generan 210.000 bloques, aproximadamente cada 4 años, se produce un halving, que reduce a la mitad la recompensa que reciben los mineros.

Este ajuste se introdujo para que no se repartiesen enseguida todos los bitcoins que pueden crearse, cuyo límite está fijado en 21 millones, tal y como explica Bit2Me en su ‘I Informe halving de bitcoin’.

Sin ello, todos los bitcoins habrían sido distribuidos en sólo 8 años, eliminando parte del sistema deflacionario que regula su funcionamiento.

“Si finalmente bitcoin replica su comportamiento, una vez pasado el cuarto halving, es razonable esperar que su precio pueda seguir subiendo hacia la cota de los 90.000-100.000 dólares. Y esa expectativa tan positiva es precisamente lo que está causando tanto revuelo entre los inversores en criptomonedas y, en concreto, entre aquellos que compran bitcoin con la esperanza de conseguir revalorizaciones cercanas al 100% en poco tiempo”, declaraba el economista y trader Pablo Gil en la presentación de dicho estudio.

Evolución de las plataformas de exchange

Otro asunto al que habrá que estar atentos es a la evolución de las plataformas de intermediación, los exchanges, las casas de cambio en línea donde se pueden comprar y vender las criptomonedas.

Víctor Garcia Font, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, remarca que las plataformas tendrán que cumplir más requisitos cuanto más institucionalizados estén el bitcoin y otras criptomonedas.

“Al principio, eran simples páginas web que ponían en contacto a usuarios que querían vender y usuarios que querían adquirir criptomonedas, y se quedaban una comisión. Sin embargo, estos servicios se parecen cada vez más a bancos que a simples páginas web”, comenta.

“Por un lado, las presionan para que identifiquen y registren de forma más responsable a sus usuarios con los procedimientos de know your customer (KYC), en los que se piden numerosos datos para evitar que las criptomonedas se utilicen para actividades ilícitas como blanquear dinero, defraudar impuestos, etc. Por el otro, estas plataformas cada vez ofrecen más servicios que van mucho más allá del intercambio de criptomonedas entre usuarios”, aclara.

Por ejemplo, señala que ya se están ofreciendo productos parecidos a los depósitos bancarios, en los que los usuarios pueden depositar criptomonedas y obtener un interés fijo o variable.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.