Últimas noticias: Termas mallorquinas, en este hotelLa mayor inversión en climate techXX Premios EmprendedoresPadres y flexibilidad laboral Cómo recortar gastos sin despedirCajamar Innova Agrotech Rendair, renders generados con IALa Matriz de AnsoffStartups internacionales de éxitoInscripción Campus Emprendedores
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

La nueva generación del entretenimiento

Ni son los primeros, ni van a ser los últimos, pero han acertado a la primera a la hora de encontrar un nicho dentro de la tecnología 3G –las videollamadas, ...

17/07/2008  Redacción EmprendedoresIdeas de negocio
Compartir

Ni son los primeros, ni van a ser los últimos, pero han acertado a la primera a la hora de encontrar un nicho dentro de la tecnología 3G
–las videollamadas, los videoportales y el márketing móvil–, que, curiosamente, en España está más desarrollada que en países vecinos como?Francia y Alemania, impulsada sobre todo por las operadoras que financian los terminales –algo prohibido en prácticamente toda Europa–. Una de las principales virtudes de Imagine 800, una pyme asturiana que nació en 2006, está en tener cintura para adaptarse siempre a las necesidades de los clientes… aunque eso suponga invertir en nuevas líneas.

“Verdaderamente, el primer acierto fue convertirnos en proveedores de servicios en lugar de desarrolladores de plataformas, que es lo que llama la atención al principio. Aunque a primera vista, parece más atractivo, nos hemos encontrado con que pocas empresas quieren plataformas… algunos operadores y muy pocos clientes.?Funcionan mejor los proyectos llave en mano”, explica Mario?Bedialauneta, uno de los tres socios fundadores de este negocio, que ha trabajado ya con el?Real?Madrid y con el?Ayuntamiento de Gijón, entre otros.

I+D+i: listo en un año
Una de las principales señas de identidad de esta empresa es su apuesta por el I+D+i enfocado a objetivos y con unos plazos ambiciosos. “Nuestro I+D+i es muy práctico. Muchas empresas dedican cinco años a proyectos que luego quedan en el olvido. Nosotros trabajamos en proyectos de I+D+i con el objetivo de que transcurrido un año se conviertan en productos que pasen a formar parte de nuestra cartera comercial”, apunta Bedialauneta. La colaboración con la Universidad de Oviedo les resulta fundamental. “Es una pena que la palabra beca esté tan devaluada”, lamenta este emprendedor.

Redacción Emprendedores
Compartir