Últimas noticias: Toteemi, gaming para deportistasNuevo Lexus LBXAyudas para jóvenes en extranjeroEl efecto Taylor Swift ¿Cómo generar leads?Business angels: en qué inviertenTecnología española con OscarPremio ideas centros comercialesEncuentros en CASA SEATAromas que ayudan a vender
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿Cómo adaptar tu empresa a la reducción de la jornada laboral?

El Gobierno estudia la reducción de la jornada laboral máxima, con el objetivo de fijarla en 37,5 horas semanales en 2025. Te apuntamos algunas ideas para adaptarte cuanto antes.

28/04/2024  David RamosRRHH

El Congreso de los Diputados aprobó el pasado mes de febrero una proposición no de ley (PNL) que insta al Gobierno a ponerse a trabajar para reducir la jornada laboral máxima.

En concreto, se solicita la apertura de un proceso de diálogo social “con carácter urgente”, con el objetivo de “incorporar una reducción de la jornada laboral de aplicación progresiva, empezando por la fijación, para este año 2024, de una jornada máxima de trabajo efectivo de 38 horas y media”, tal y como exponía Aina Sánchez, portavoz adjunta de Sumar, el grupo parlamentario que presentó la iniciativa.

Hay que recordar que una PNL no tiene vinculación jurídica, por lo que no significa que se haya aprobado ya dicha reducción de la jornada laboral. Es decir, tendrá que pasar el trámite parlamentario habitual antes de ser aprobada, lo que llevará varios meses.

En cualquier caso, es el comienzo de un camino que acabará conduciendo a dicha reducción, con el objetivo de que la jornada laboral máxima acabe situándose en las 37,5 horas semanales en 2025.

Consecuencias de la reducción de jornada laboral

Según el informe ‘Human Capital Outlook’, elaborado por EY, dicha rebaja podría afectar a ocho millones de asalariados en España y supondrá un aumento de los costes laborales para las empresas.

En concreto, la Confederación Española de Comercio estima que destaca que se traducirá en una subida salarial equivalente al 6,25%, ya que los empresarios deberán mantener el salario de los trabajadores, lo que podría obligar a realizar nuevas contrataciones como refuerzo, tal y como recogía ABC.

Las compañías también pueden adaptarse para absorber la reducción de la jornada laboral abonando horas extra a sus trabajadores, hasta llegar a las 40 horas actuales, lo que también supondría un aumento de los costes. Además, muchas empresas tendrán que modificar sus calendarios y hacer los ajustes oportunos en la distribución de las horas, como contábamos en EMPRENDEDORES.

Estrategias para adaptarse

La consultora ERA Group hace hincapié en la importancia de que las empresas planifiquen cómo adaptarse a la nueva normativa para evaluar y minimizar el impacto que conllevará, sin comprometer su productividad ni su salud financiera.

“La adaptación a la reducción de jornada laboral representa una oportunidad para las empresas de revisar y mejorar sus procesos y estrategias operativas. Con el enfoque correcto, es posible no sólo cumplir con esta nueva normativa, sino también impulsar la innovación, la eficiencia y la satisfacción laboral, elementos cruciales para el éxito empresarial en el siglo XXI”, declara Fernando Vázquez, socio consultor y coarea developer de ERA Group

Así pues, la compañía aconseja poner en marcha una serie de estrategias clave para aprovechar esta coyuntura y convertirlo en una oportunidad para mejorar su desempeño.

Optimizar costes

“Es importante llevar a cabo una revisión exhaustiva de todos los gastos operativos, identificando áreas donde se pueden lograr ahorros significativos sin afectar a la calidad del servicio o del producto. La optimización de costes incluye negociaciones y relaciones sólidas con proveedores, revisión de contratos y la implementación de tecnología para mejorar la eficiencia operativa”, indica la consultora.

Además, ERA recomienda la adopción de soluciones tecnológicas que ayuden a optimizar la eficiencia y a reducir costes.

Aumentar la productividad

La consultora asegura que, a pesar de la reducción de las horas de la jornada laboral, es posible mantener, e incluso aumentar, la productividad de la empresa.

Por ejemplo, ERA explica que las empresas pueden aprovechar esta tesitura para adoptar metodologías ágiles, mejorar los entornos de trabajo para potenciar la satisfacción y el rendimiento del empleado o implementar herramientas digitales que automaticen las tareas manuales repetitivas y faciliten la gestión del tiempo y de los recursos.

Invertir en tecnología

ERA hace hincapié en que “la digitalización es un aliado esencial en este nuevo escenario. Invertir en soluciones tecnológicas no sólo contribuye a la reducción de costes a largo plazo, sino que también permite a las empresas mantener su competitividad y resiliencia en un mercado en constante evolución”, subraya.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.