Últimas noticias: ERP para optimizar tu empresaAsí es el business angel españolLibros de emprendedores de éxitoSmartphone inspirado en PorscheRondas potentes en startupsInvertir en casas con poco dineroIdeas para mejorar tu pitch deck Aprovecha Internet en tu negocioVacapop, la app de los ganaderosAyudas a ideas en ciberseguridad
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

¿Por qué mantener tus cifras de negocio puede convenirte más que crecer rápido?

En ocasiones, mantener un crecimiento orgánico en tu negocio puede ser más conveniente que centrarse en aumentar lo más rápido posible tu facturación.

09/04/2023  Redacción EmprendedoresGestión
Morir de éxito es un riesgo cada vez más habitual entre los emprendedores que arrancan un negocio. Intentar aumentar las cifras de facturación lo más rápido posible puede convertirse en un problema sin solución. Por ello, cada vez son más expertos los que recomiendan ir paso a paso y crecer de manera orgánica, manteniendo las cifras si es necesario en un momento determinado.

El último en argumentar esta tesis ha sido el emprendedor estadounidense Mohammad Farraj, fundador de la cadena de alimentación Talkin’ Tacos, quien en un artículo de Entrepeneur ha dado a los emprendedores cuatro motivos por los que, en ocasiones, es más conveniente mantener sus cifras de negocio que pretender crecer demasiado rápido. A continuación, repasamos sus consejos.

4 motivos para evitar el crecimiento demasiado brusco si tienes un negocio

Tu aprendizaje como emprendedor

Tal y como explica Farraj, es común entre muchos emprendedores considerar que, si el negocio no crece demasiado deprisa, no es lo suficientemente bueno como para triunfar en el mercado. Para él, lo realmente importante es “es comenzar poco a poco y ganar la perspectiva para saber cuándo es el momento de ir a lo grande.”

La clave en este punto reside en el conocimiento que los emprendedores van adquiriendo con el tiempo, y que les puede servir para evitar errores graves que puedan terminar con el cierre del negocio. “No tiene nada de malo ir a lo grande, pero empezar poco a poco abre un mejor camino, al ofrecer a los emprendedores la oportunidad de familiarizarse con todos los aspectos de su negocio”, explica Farraj.

La ventaja de la agilidad

Además, otro de los motivos por los que empezar poco a poco puede ser más conveniente que crecer rápido es la agilidad con la que se puede mover un negocio cuanto más pequeño es. “Su modelo puede cambiar y adaptarse de manera simple y eficiente. Ser capaz de cambiar de dirección y responder a los cambios en el mercado son las claves para el crecimiento a largo plazo.”

Ventajas sobre las grandes marcas

Poner en marcha un pequeño negocio puede, además, presentar otro tipo de ventajas contra tus competidores. Incluso, con respecto a los más grandes, que muchas veces no tienen la capacidad de entender las necesidades de un negocio porque sus plantillas no han estado en la piel de un emprendedor. “La lucha asociada con iniciar una pequeña empresa sólo puede ser entendida por el individuo que la atraviesa”, afirma el experto.

Triunfos lentos, pero más seguros

Por último, Farraj considera que avanzar más despacio puede limitar el número de éxitos en el tiempo. Sin embargo, éstos siempre serán más seguros. Por ejemplo, a la hora de conocer a tus clientes. “Permite que una pequeña empresa recopile y aproveche los datos de sus clientes. Adquirir, analizar y actuar en función de los datos requiere tiempo, esfuerzo y desarrollar una comprensión real del mercado objetivo”, explica.

]]>