Últimas noticias: Relojes y accesorios exclusivosTres años creciendo a doble dígitoJornada tecnologías disruptivasPeleas de herederos en la empresaMiel importada adulteradaCualidades del emprendedor exitosoApoyo 'Real' al emprendimientoPrograma APTENISA 2024La ONCE y South Summit Madrid 2024Manipulación reseñas restauración
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Ketamina, setas alucinógenas… ¿consumen microdosis de drogas los gurús de Silicon Valley?

Elon Musk, CEO de Tesla, SpaceX y Twitter, se muestra a favor del consumo de microdosis de ketamina. Y Sergey Brin, cofundador de Google, del uso de la psilocibina, presente ...

21/08/2023  David RamosGestión

Hace algún tiempo que se viene hablando acerca del consumo de microdosis de drogas alucinógenas entre los ejecutivos de las empresas de Silicon Valley. Aunque no se han hallado evidencias científicas que lo confirmen, quienes defienden el uso de estas sustancias en pequeñas cantidades afirman que les ayudan a abrir la mente y lidiar con el estrés.

Elon Musk es uno de estos partidarios del consumo de drogas. Según informa The Wall Street Journal, algunas personas cercanas al CEO de Tesla, SpaceX y Twitter lo han visto usando microdosis de ketamina. El diario indica que podría estar tomando esta sustancia como alternativa a los antidepresivos

Hay que recordar que Musk ya tuiteó en alguna ocasión acerca de su salud mental, reconociendo tener altibajos y gran estrés al ser preguntado por los usuarios de Twitter. “La realidad son grandes altos, terribles bajos y un estrés implacable”, respondía.

Según recoge The Independent, el empresario reaccionó a la publicación de dicho artículo con un tuit en el que decía que aunque la depresión está “sobrediagnosticada” en Estados Unidos, se trata de un “problema de química cerebral” para algunas personas.

De este modo, opina que se abusa del uso de inhibidores selectivos de la captación de serotonina (ISRS), un tipo de medicamento antidepresivo muy utilizado como tratamiento de la depresión, algo con lo que lo único que se consigue en “zombificar a las personas”.

“Por lo que he visto con amigos, la ketamina que se toma ocasionalmente es una mejor opción”, añadía. Cabe destacar que esta sustancia es un fármaco aprobado en los Estados Unidos para el tratamiento de la depresión grave cuando no se obtienen mejorad con otras terapias.

En cualquier caso, Musk no ha reconocido públicamente que tome ketamina. Sin embargo, sí que ha alardeado del consumo de marihuana. El gurú tecnológico fue el protagonista de una entrevista para el podcast de Joe Rogan en el que se le podía ver fumando marihuana y bebiendo whisky, mientras divagaba acerca del futuro de la aviación eléctrica.

The Wall Street Journal también asegura que Sergey Brin, cofundador de Google, consume psilocibina, una sustancia presente en las setas alucinógenas, con el fin de ayudarle a lidiar con sus responsabilidades al frente empresas en las que la innovación es una obligación constante.

Drogas más fuertes

Asimismo, este medio recoge las declaraciones de Spencer Shulem, CEO de la startup BuildBetter.ai, quien reconoce usar LSD de forma esporádica para aumentar su concentración y disparar su creatividad. “No quieren una persona normal, una compañía normal. Quieren algo extraordinario. No naces extraordinario”, afirma.

Otro testimonio es el de Edward Sullivan, CEO de Velocity Coaching, una empresa de orientación para ejecutivos. Según explica al diario, en torno al 40% de sus clientes han expresado interés en los psicodélicos últimamente.

Y esto también genera oportunidades de negocio a su alrededor. The Wall Street Journal cuenta el caso de Tim Sae Koo, que abandonó su startup de marketing digital para organizar ‘retiros espirituales’ en Costa Rica, donde los asistentes experimentan con ayahuasca.

Sin embargo, el consumo de estas drogas quizá se les esté yendo de las manos. El diario asegura que del uso de sustancias alucinógenas se está extendido en las fiestas privadas que se celebran en Silicon Valley, en las que el gran número de asistentes ha llevado a los organizadores a hacer firmar contratos de confidencialidad o exigir el pago de importantes cantidades de dinero para entrar.

Tendrán que tener mucho cuidado si no quieren acabar como Jordan Belfort, el corredor de bolsa que hizo fortuna engañando a los inversores mientras vivía una vida de orgías, drogas y fiestas, como vimos retratado en la película ‘El lobo de Wall Street’.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.