Últimas noticias: Entrevista con José del BarrioGeopolítica e internacionalizaciónArtesanía y mixología en MadridNuevo DS4Aquí hay trabajo¿Qué valora el venture capital?Ideas de negocio honestasSeguridad en internet para menoresConoce mejor a tu cliente3 startups que crecen y crecen...
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

La exportación de vinos depende ahora… ¡del bockchain!

La bodega Félix Solís Avantis está estudiando el uso de la tecnología blockchain para facilitar la exportación de vino a Reino Unido.

05/06/2023  David RamosGestión
Compartir

El aumento de las dificultades para introducir productos en Reino Unido tras el Brexit ha llevado a Félix Solís Avantis a buscar una solución.

La bodega, con sede en Valdepeñas, una de las denominaciones de origen con más solera en la elaboración de vinos, está estudiando las posibles aplicaciones de blockchain para facilitar sus exportaciones a las islas británicas.

Según informa la propia compañía, ha encargado Chainvine y Fujitsu el desarrollo de una nueva solución a través de esta tecnología, gracias al uso de códigos QR en los camiones que transportan el producto.

Félix Solís pretende crear así un ecosistema de confianza que permita que tanto los organismos gubernamentales como los clientes, productores y consumidores accedan a información clave a través de una plataforma segura.

La empresa espera que su iniciativa le ayude a soslayar los problemas burocráticos y el atasco aduanero que está suponiendo el Brexit, pese a que ya han pasado más de tres años desde la salida de Reino Unido de la Unión Europea, tal y como recoge France24.

“Con esta nueva tecnología, se podría reducir en un 25% los tiempos de exportación en los vinos españoles, ayudando a reducir el aumento que ha supuesto el Brexit en el capital circulante de la cadena de suministro total, en 30 millones de euros por semana”, explica Richard Cochrane, director general de Félix Solis UK.

“El potencial para automatizar el proceso de declaración de exportación ayudará a ahorrar un millón de euros más por año. El coste comercial del Brexit tiene un impacto directo tanto en los consumidores del Reino Unido como en los productores españoles, por lo que vale la pena explorar nuevos métodos de reducir costes de exportación, dada la inflación más amplia de la industria alimentaria”, añade.

Félix Solís ya ha realizado la primera prueba, con un envío desde su bodega principal en Valdepeñas. La compañía pudo monitorizar la carga durante todo el trayecto hasta su llegada al centro de distribución de la cadena de supermercados Tesco en Inglaterra, compartiendo la geolocalización del envío con cada una de las partes.

Además, todos los documentos de envío fueron transportados electrónicamente a través del código QR de acceso, junto con los datos necesarios para permitir su entrada en el Reino Unido con todas las garantías.

Adicionalmente, el precinto electrónico proporciona un sello seguro, ya que transmite la ubicación y la hora a todas las partes si se corta o retira por la fuerza en cualquier punto.

El sector alimentario es uno de los que más aplicaciones prácticas está encontrando para la tecnología blockchain, debido a la importancia que tiene la trazabilidad en este ámbito.

Un ejemplo de ello es Trazable, una startup de la que hablamos en EMPRENDEDORES y que formó parte de nuestra cuarta ‘Lista Emprendedores’.  Esta compañía ayuda a las empresas de alimentación a tener unificada la información de la trazabilidad. “En lugar de que cada empresa almacene parte de esta información, integramos todos los datos en un único sitio, utilizando blockchain. Conseguimos así que el acceso a la misma sea mucho más rápido, eficiente y fiable”, afirma Pablo Rodrigo, cofundador de la empresa.

Carrefour también ha implantado blockchain para el seguimiento de su pollo campero, tal y como explicaba la propia cadena de distribución. Para ello, la compañía contó con Para ello, ha utilizado la plataforma IBM Food Trust, de la que es miembro fundador y ha los servicios de IBM y la colaboración de la empresa gallega Coren.

Más tarde, también incorporó esta tecnología a sus productos bio, como recogía Financial Food. En ambos casos, el objetivo de Carrefour es ofrecer a sus consumidores transparencia respecto a la procedencia de sus alimentos y los métodos utilizados en su producción.

David RamosDesde 2006, soy periodista freelance especializado en información económica, técnica y sectorial.
Compartir