Últimas noticias: El tardeo está de modaTyris, la nueva de Hijos de RiveraIV Convención TurespañaXX Premios EmprendedoresEmpresa familiar: peligrosEl menú de los emprendedoresMejora la reputación de tu marcaEspecial envíos y logísticaEl éxito de AuralPor qué un analista de datos
x
X
Newsletter Emprendedores

Lo mejor de emprendedores semanalmente en tu correo

Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Caso práctico: Decaty Dulces & Más

Caty Gómez y Santiago Estrada hicieron muchos números antes de crear esta empresa de repostería artística, que vende dulces decorativos y personalizados en su tienda de Pozuelo (Madrid) y en ...

19/05/2011  Redacción EmprendedoresCrea tu empresa
Compartir

Caty Gómez y Santiago Estrada hicieron muchos números antes de crear esta empresa de repostería artística, que vende dulces decorativos y personalizados en su tienda de Pozuelo (Madrid) y en Internet (www.decaty.com).
La inversión inicial era bastante elevada. Incluía alquiler, reforma del local y compra del horno, la cámara frigorífica y demás equipamiento para repostería. Y la respuesta de los entidades financieras fue negativa. “Había directores que ni nos atendían”, explica Santiago Estrada. Ante este muro financiero, tomaron la decisión de comenzar con capital propio, y lo que les faltaba lo añadió su madre, también emprendedora, mediante un préstamo a través de su empresa.

“Como todo debe quedar registrado, hicimos un contrato privado con la cantidad prestada, los intereses y los plazos, cumpliendo todos los requisitos fiscales y legales. Más adelante conseguimos acceder a un crédito ICO”, puntualiza Santiago.

Para fijar las condiciones del préstamo, Caty y Santiago contaron con la ayuda de asesores externos por las dos partes, algo que recomienda a todos los emprendedores.
“Se plantearon todas las posibilidades y entre todos se decidió la mejor opción, intentando minimizar el riesgo para ella. Estamos hablando de una madre: no pretende hacer dinero a costa de su hijo, pero tampoco puede ser que, para solucionarnos el problema, lo tenga ella. Esto no es un atraco”, señala.

Redacción Emprendedores
Compartir