x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

El sector de restauración crece al 10% y supera los 41.100 millones de euros

Según el Observatorio 2023 de la Restauración de Marca, donde también se analiza el nuevo perfil del consumidor o la estrategia de precios de las compañías.

23/11/2023  Redacción EmprendedoresFranquicias

El conjunto de la industria de foodservice –establecimientos de restauración y canales periféricos que cubren las ocasiones de consumo inmediato– superó en 2022 su facturación prepandemia y ahora, en 2023, continúa su senda al alza y rebasa los 41.100 millones de euros gastados por los españoles en este tipo de espacios, según el Observatorio 2023 de la Restauración de Marca, elaborado por Marcas de Restauración, CIRCANA y KPMG en España.

Esta cifra supone un ascenso para el sector tanto en gasto (+9,4%) como en visitas (+3,5%) frente al año 2022, con lo que España se sitúa como el mercado líder en evolución dentro de los principales países europeos, como reflejan los datos del Panel CREST de la consultoría CIRCANA.

En el caso concreto de la Restauración de Marca (segmento organizado), rebasa los 10.000 millones de euros y consolida así la cuota alcanzada durante la pandemia, rozando el 30% del total de gasto hecho en restauración, casi 5 puntos por encima que antes de la pandemia. “2023 empezó marcado por la inflación, pero la situación ha ido mejorando y está siendo un ejercicio muy bueno y mejor de lo esperado en términos de ventas”, resume Alejandro Hermo, presidente de Marcas de Restauración. “La rentabilidad perdida no se ha recuperado todavía, aunque se haya mitigado la subida de costes con alzas en los precios y búsqueda de eficiencias. A partir de aquí, el objetivo realista es alcanzar el nivel de rentabilidad previo a la inflación en dos o tres años”.

En este escenario, la encuesta elaborada por KPMG para este Observatorio refleja que 6 de cada 10 cadenas de restauración prevén que sus ventas cierren 2023 con un crecimiento superior al 10% y un porcentaje similar (52%) estiman que aumentarán también su facturación con doble dígito el próximo año. Este incremento lo impulsará una clara política expansiva: el 91% de los operadores afirma que realizarán aperturas el próximo ejercicio y el 83% planea aumentar sus plantillas en 2024.

NUEVO PERFIL DEL CONSUMIDOR

Los nuevos estilos de vida implican que a día de hoy en promedio se realizan 150 visitas per cápita anuales, 9 ocasiones menos que las registradas antes de la pandemia.

Las nuevas rutinas de vida como el regreso a la casa o el teletrabajo (que se ha duplicado en España alcanzando y manteniéndose estable en torno a un 40% desde la pandemia) ha redefinido la estructura del sector tanto a nivel canales, ocasiones como tipos de servicio. En este sentido, el 32% del gasto en foodservice es para consumir fuera del establecimiento, con una fuerte expansión tanto del delivery (que representa el 7% de lo que nos gastamos) como del take away (que representa el 25% del gasto total), según indica el Panel CREST de Circana.

Esta consultoría también confirma como esas nuevas rutinas han impactado el perfil del consumidor. Hoy detrás de casi 1 de cada 3 visitas hechas al canal hay un consumidor mayor de 50 años, quien tendrá unas demandas y expectativas diferentes al resto de consumidores.

RESTAURACIÓN SOSTENIBLE Y SALUDABLE

Al igual que otros sectores, la restauración atraviesa una doble transición, sostenible y saludable, impulsada tanto por el entorno regulatorio y social como por las crecientes exigencias de los consumidores.

En el apartado de sostenibilidad, el 49% de los usuarios lo considera un tema importante incluso cuando acude a un restaurante, dato que nos sitúa como uno de los países en Europa más preocupados por esta temática, sólo por detrás de Italia, como recoge el estudio Sentiments de Circana. Por otro lado, la prevención y gestión del desperdicio alimentario será la acción prioritaria en torno a la sostenibilidad y economía circular para el 27% de las cadenas encuestadas, mientras que el mismo porcentaje se decantará por los envases y cubiertos. El 24% de la redes, mientras, focalizará sus esfuerzos en la búsqueda de eficiencias y ahorros en los consumos en el local. En línea con este planteamiento, 6 de cada 10 cadenas disponen de un plan de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario y el 30% lo adoptará próximamente.

En paralelo, las compañías siguen evolucionando sus menús para responder a las crecientes exigencias del consumidor en torno a la salud, a la diversidad de dietas, al consumo ético o a la proximidad, entre otras cuestiones. El 64% tiene planes de incrementar la oferta dirigida a personas con intolerancias alimentarias, el 42% prevé aumentar las alternativas vegetales a la carne y el 36% planea reducir el impacto calórico de sus menús.

DIGITALIZACIÓN EN CADENA

La tecnología se sitúa entre las tres principales prioridades de inversión del sector de la restauración de marca en 2024 y se utilizará para potenciar la relación con el cliente y obtener mejoras de eficiencia.

De esta forma, tal y como muestra la encuesta de KPMG, el 73% de los grupos planea incorporar tecnología para la personalización y fidelización del cliente. Otros usos destacados serán la digitalización de pedidos en el local (52%), el conocimiento del consumidor y previsión de la demanda (48%), la optimización de precios y promociones (45%), la automatización de procesos de soporte (39%) y la gestión de reservas (36%).

La irrupción de la inteligencia artificial generativa podría acelerar alguna de las acciones de transformación digital del segmento. El 15% de los grupos de restauración encuestados afirman haber incorporado ya esta tecnología en su negocio y el 30% prevé hacerlo próximamente. Desde KPMG destacan el especial potencial que tiene esta disrupción tecnológica para transformar la relación con el consumidor. En este sentido, Circana subraya la importancia de aplicarla del principio al final del proceso de compra y consumo en restauración, adaptándose además a los diferentes grupos de consumidores.

LOS PRINCIPALES DESAFÍOS PARA EL 2024

Según KPMG, el incremento de la inflación será la principal amenaza para la mayoría de las compañías, tanto por su impacto en la rentabilidad del negocio (dada la dificultad de repercutir los incrementos de costes) como por su posible efecto en las ventas, debido al riesgo de contracción de la demanda por la pérdida de poder adquisitivo del consumidor. Asimismo, la disponibilidad de personal supone otro gran desafío para el sector.

El 97% de las cadenas de restauración afirma que sus márgenes han disminuido como consecuencia de la inflación; esto se debe a un encarecimiento de los costes superior al de los precios, en buena medida porque las compañías han amortiguado la inflación absorbiendo parte de estos incrementos de costes para no repercutirlos de forma íntegra en el precio. Esta presión podría continuar en los próximos meses, pues las cadenas de restauración estiman que sus principales partidas de costes aumentarán o se mantendrán en los niveles actuales.

En esta situación, 7 de cada 10 empresas planean incrementar sus precios en los próximos meses y la misma proporción (73%) espera revisar sus precios dos o tres veces al año. Ahora bien, casi todas las cadenas (94%) realizarán estas revisiones de forma quirúrgica, modificando solo una parte de las cartas.

En cualquier caso, y pese a la complejidad del entorno, prácticamente la mitad (48%) de las empresas tiene una visión optimista sobre la situación del sector en 2023, el valor más positivo desde la pandemia. Dicha percepción es, además, mejor que la que esperaban hace un año. Ahora bien, su expectativa para 2024 refleja una mayor cautela: sólo 1 de cada 4 prevé una coyuntura sectorial buena y el 52% estima que será regular.