Últimas noticias: Peleas de herederos en la empresaMiel importada adulteradaCualidades del emprendedor exitosoApoyo 'Real' al emprendimientoPrograma APTENISA 2024La ONCE y South Summit Madrid 2024Manipulación reseñas restauraciónEl ransomware te puede arruinar El fin de las listas de esperaUn pionero español llega a Lisboa
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

“En la UFV entendemos que todos tenemos un don que puede mover a las personas a mejorar este mundo”

El Centro de Emprendimiento UFV lleva siete años fomentando la innovación, el intraemprendimiento y el emprendimiento, como nos cuenta Yolanda Cerezo, Vicerrectora de Gestión Académica.

25/04/2024  Redacción EmprendedoresFormación

En el Centro de Emprendimiento de la Universidad Francisco de Vitoria trabajan con el fin de descubrir el potencial emprendedor que hay dentro de la Comunidad universitaria, poniendo a disposición del alumno un programa de acompañamiento tanto para fases iniciales, como avanzadas, desde su propio gabinete de orientación y la red de business mentors que acompaña en concursos y premios, como en la búsqueda de financiación en los primeros pasos del proyecto emprendedor.

Su objetivo principal es promover ideas innovadoras y ayudar a poner en marcha las propuestas de valor y sus modelos de negocio. El curso pasado se crearon un total de 12 startups y durante este 23/24 han formado ya a 30 en su programa de incubación. Más de la mitad están vendiendo sus productos y servicios, algunos de ellos a través de acuerdos con organizaciones y otras seis han sido enviadas a aceleradoras con programas específicos para expandirse a otros mercados. 

El centro lleva desde el curso 17/18 fomentando la innovación, el intraemprendimiento y el emprendimiento desde cuatro pilares esenciales: formación, acompañamiento, experiencias y transferencia a la sociedad.

Yolanda Cerezo, vicerrectora de Gestión Académica, Calidad y Emprendimiento en Universidad Francisco de Vitoria, y Ramón Fernández de Caleya Dalmau, director del Centro de Emprendimiento de la Universidad Francisco de Vitoria nos hablan en esta entrevista de la importancia de fomentar la iniciativa emprendedora.

EMPRENDEDORES: ¿Cuál es la misión de este centro de Emprendimiento? ¿Qué objetivos persigue?

YOLANDA CEREZO: Tenemos una misión clara que es inspirar, capacitar y conectar a la comunidad universitaria con la sociedad, promoviendo la creatividad y el pensamiento crítico, la innovación, el espíritu empresarial en un sentido amplio y sostenible y el emprendimiento no solo como forma de ganarse la vida sino como actitud.

Perseguimos que todo aquel que se sienta llamado a emprender lo haga desde el lema de esta primera edición de la Jornada E-Day que acabamos de celebrar en nuestra universidad: «DESCUBRE TU DON, INSPIRA EL CAMBIO Y PROYECTA TUS SUEÑOS».

Entendemos que todos tenemos un don que, si somos capaces de ponerlo en marcha, inspira y mueve a las personas a mejorar este mundo, al mismo tiempo que, puede llegar a ser palanca de transformación de las personas en la proyección de sus propios sueños.

Hablar, experimentar y apoyar el espíritu emprendedor de los estudiantes, es algo relativamente reciente en el ámbito universitario y de la formación. ¿Por qué es importante hablar de emprendimiento en la universidad? ¿Qué aporta a los estudiantes? ¿Y a la universidad?

RAMÓN FERNÁNDEZ: Existen ya muchas razones por las cuales las universidades han comenzado sus propios procesos de transformación. Una de ellas y quizás en la que hay más consenso entre universidades y empresas, es la necesidad de conectar con la sociedad en su sentido más integral y en búsqueda del bien común.

Estamos viviendo una época de muchos cambios y replanteamientos, tanto superficiales como profundos, en contextos que, recientemente algunos han denominado como BANI (término acuñado por Jamais Cascio en 2016 y que aparece en el artículo “Facing the Age of Chaos; Banish-Ansious-NonLinear-Incomprehensible), especialmente desde la pandemia debida a COVID19 que sufrimos toda la humanidad desde 2020.

Los retos a resolver, a la vez, comenzaron a ser cada vez más globales y complejos y, para conseguir dar respuesta, hemos aprendido que necesitamos agilidad, rapidez e incluso una visión nueva, no tan fácilmente modelizable, que genere un impacto inmediato y consolidado desde una perspectiva más amplia, que permita la profundidad de las relaciones interpersonales y la consolidación del camino de aprendizaje de la comunidad que se conforma.

Esto requiere reformular la manera de abordar dichos retos y formar desde una razón más abierta, innovadora y efectiva.

Las nuevas metodologías de aprendizaje tienen en cuenta todo esto y se encaminan hacia una educación más práctica muy cercana a la resolución de situaciones reales, con metodologías ágiles y muy participativas. El alumno e incluso la misma sociedad reclaman involucrarse desde el principio y convertirse en actores inmediatos de esta transformación social.

De esta manera, un centro académico que acompaña al emprendimiento procura combinar todos estos ingredientes para que de una manera progresiva, inclusiva y global el alumno vaya desarrollando esta manera de plantearse la vida desde el primer día, como competencias adicionales que va adquiriendo durante sus estudios profesionales y desde la puesta en práctica a partir de su propias iniciativas y pasiones desarrollando su propio don para con los demás. 

«Desde la Universidad, invitamos a la reflexión sobre nuestros dones y nuestra misión participada en el momento que estemos para descubrir en el emprendimiento un camino que construir con otros».

Yolanda Cerezo

La educación en emprendimiento en la universidad o, mejor llamado, emprendeduría, aporta, entre muchas otras cosas, la posibilidad de afrontar retos y objetivos orientados a resultados (OKR vs KPIs), involucrándose en la resolución de problemas complejos de forma creativa y ágil, planteando soluciones innovadoras, proponiendo el análisis detallado a través de pilotos y la oportunidad desde la responsabilidad, la consciencia y el liderazgo.

¿Cómo fomentan desde la UFV el espíritu emprendedor? ¿Con qué herramientas cuentan y cómo se implican los distintos actores de la universidad?

YOLANDA: El Centro de Emprendimiento, como pieza fundamental del plan estratégico de la UFV 24-29, se integra recientemente en el Vicerrectorado de Gestión Académica, Calidad y Emprendimiento para dar soporte de manera transversal a las facultades y grados de diferente área de conocimiento para promover iniciativas y formación en el área de innovación y emprendimiento.

Al mismo tiempo, se coordina con otros vicerrectorados en la participación de actividades de carácter social, en la formación integral de los alumnos, la internacionalización de sus emprendedores y la empleabilidad alternativa, como nuevos actores del mercado laboral y su interacción con otros agentes del ecosistema emprendedor.

A su vez, incentiva y acompaña al emprendimiento científico / tecnológico tanto a profesores como alumnos. Además, invitamos a la reflexión sobre nuestros dones y nuestra misión participada en el momento que estemos para descubrir en el emprendimiento un camino que construir con otros.

¿Cuántos casos de éxito se han llevado a cabo en la UFV? ¿Existen proyectos, nacidos en la UFV, que se hayan lanzado al mercado y están monetizando? ¿Cuáles son los más relevantes?

RAMÓN: Desde que participamos en el programa internacional GUESSS, que promueve una encuesta internacional cada dos años sobre la intencionalidad del emprendimiento en las universidades, venimos denotando las elevadas cifras y su potencial, especialmente en la UFV, donde el 16,5% del alumnado quiere emprender nada más acabar los estudios y el 28,4% lo quiere hacer tras cinco años en el mercado. 

Esto denota que siempre hay emprendedores y futuros emprendedores en las universidades, especialmente, aquellas iniciativas con fuerte base tecnológica. El curso pasado se constituyeron 12 startups y durante este 23/24 hemos formado a 30 en nuestro programa de incubación. Más de la mitad están vendiendo sus productos y servicios, algunos de ellos a través de acuerdos con organizaciones y otras seis les hemos mandado a aceleradoras con programas específicos para expandirse a otros mercados. 

«Siempre hay emprendedores y futuros emprendedores en las universidades, especialmente, aquellas iniciativas con fuerte base tecnológica».

Ramón Fernández de Caleya Dalmau.

Aun así, los casos de éxito no los medimos exclusivamente por estos casos si no por el interés de nuestros alumnos en aprender a ser emprendedores, en prepararse para que cuando surja la oportunidad puedan hacerlo y, sobre todo, en triunfar en su propósito de desarrollar su don, cumplir su sueño y orientarlo hacia los demás.

En este sentido, nos parece importante resaltar que en primero todos los alumnos de todos los grados proponen ideas sobre innovación social promovidos desde la asignatura de Habilidades y Competencias de la Persona y se elige, a través de un concurso, los proyectos más innovadores. Y en último curso se premian los trabajos finales de grado que más impacto social tienen a través de otro concurso. 

Por último, hay que comentar que cada año surgen a iniciativa de alumnos entre 60-80 iniciativas nuevas emprendedoras que son acompañadas desde nuestro programa de iniciación.

Este año se ha celebrado por primera vez la Jornada E-Day, con motivo del Día Mundial del Emprendimiento. ¿Qué balance hace del evento? ¿Cuál es la intención que perseguían con esta jornada?

YOLANDA: Nuestra intención siempre ha sido crear un lugar de encuentro entre la universidad, el emprendedor, la empresa y las instituciones que conviven con nosotros en comunidad. Creemos que es fundamental afianzar los lazos que nos une, abrir nuevos caminos que nos lleven a transformar la sociedad para hacerla mejor, más efectiva y competente, siempre pensando en facilitar la vida a las personas que forman parte de ella. 

«En la UFV somos muy de compartir las experiencias vitales y siempre son enriquecedoras para quienes saben escuchar el mensaje». 

Yolanda Cerezo.

El emprendedor no está solo, sino que tiene muchos agentes que le acompañan en su proyecto y eso es lo que queríamos resaltar y poner en valor.

Hemos sido testigos de que había muchas ganas de interactuar, de crear comunidad, y si además el encuentro ha servido para sembrar la semilla del emprendimiento en alguno de los asistentes pues habrá merecido la pena. Pero esto podremos valorarlo cuando pase más tiempo. 

Además, pudieron contar con la participación de reconocidos emprendedores de éxito como Hugo Arévalo, Paula Camarós y Lara Alcázar, entre otros. ¿Qué aportaron estas figuras? 

YOLANDA: Contar con la presencia y recibir en casa a aquellos antiguos alumnos que han decidido emprender su propio sueño siempre es un lujo. Además, escuchar y ser testigos de la pasión, el esfuerzo y las ganas que le echan cada día es un privilegio.

En la UFV somos muy de compartir las experiencias vitales y siempre son enriquecedoras para quienes saben escuchar el mensaje. 

¿Qué destacaría de esta Jornada? ¿Tienen pensado repetir este evento el año que viene?

RAMÓN: Pues quizá haciendo balance, podríamos decir que las palabras entusiasmo, energía y encuentro definen muy bien lo que pasó aquí. Nos visitaron casi 500 personas, estuvimos acompañados por una treintena de empresas e inversores, pudimos contar con la participación de los concejales de tres ayuntamientos cercanos a nuestra universidad, además de representantes de instituciones de la Comunidad de Madrid y muchos amigos de dentro y fuera de la universidad.

El balance fue positivo en participación, pero aún más en interacción entre los visitantes y los 34 startups que estuvieron presentes.

Mientras siga habiendo proyectos emprendedores en la UFV tenemos el deber de organizar este tipo de eventos, ya que nuestra intención es que en cada edición nueva que hagamos, podamos acoger a más y más nuevos emprendedores en nuestra comunidad.