Últimas noticias: Excelencia del whisky japonés Ayudas para ser más sostenibleGovtech 4 Impact World CongressTipos de franquiciaPremios Emprende XXI O2 y O3 para el riego agrícolaNuevo Alfa Romeo JuniorLos bosques de NaturgyAlex Sicart reaparece en VenezuelaMapa del talento en España
x
Contenidos exclusivos, revista física
y muchas más ventajas
Publicidad

Paco Boya: “Necesitamos pueblos amables”

Ruralizable, la mayor iniciativa de emprendimiento del medio rural español, reunió recientemente a representantes del Gobierno central, grandes empresas y pequeños empresarios para debatir sobre el estado actual y las ...

22/06/2023  Redacción EmprendedoresAyudas

Ruralizable, la mayor iniciativa de emprendimiento del medio rural español, reunió recientemente a representantes del Gobierno central, grandes empresas y pequeños empresarios para debatir sobre el estado actual y las posibilidades futuras de la innovación rural.

El encuentro, realizado en la sede de la Fundación Pons de la capital madrileña, congregó a más de 50 actores del campo español interesados en oír las propuestas de los panelistas. 

Entre estos se encontraba Paco Boya, el actual Secretario General para el Reto Demográfico del Gobierno de España. Boya destacó en su intervención que para revertir el actual modelo de “donut” de nuestro país, con una capital y un litoral que concentran al 80% de la población y deja en medio un enorme territorio despoblado, es necesario disponer de una infraestructura adecuada de comunicación por carretera, pero también de telecomunicaciones.

Para ello, a finales de 2023 el 95% del territorio estará conectado con banda ancha, tanto a través de fibra óptica como de satélite gracias a Hispasat. 

Vidas plenas, relaciones humanas y colaboración

Boya apuntaba en segundo lugar la necesidad de que existan servicios con un estándar propio del siglo XXI europeo. Y finalmente, se deben generar pueblos amables que ofrezcan la posibilidad de desarrollar vidas plenas, especialmente para mujeres y jóvenes, los colectivos más escasos en el territorio.

Para ello es importante que exista una oferta de ocio y cultura adecuadas, cuestión que se resuelve en parte a través de plataformas digitales, pero también a través de la creación de espacios que fomenten las relaciones humanas, el intercambio de ideas y la generación de oportunidades

Paco Boya: “Necesitamos pueblos amables”
Paco Boya durante su participación en el encuentro.

Otra de las entidades asistentes al coloquio fue Redeia, corporación que aglutina gran parte de su actividad en el territorio rural, transportando la energía eléctrica desde su lugar de producción a los puntos de consumo, y operando el sistema eléctrico español para que exista en todo momento un equilibrio entre la energía generada y la energía consumida.

Su jefe de innovación social, Juan Ávila, habló sobre la vocación de “ser buen vecino” para los más de tres mil municipios en los que Redeia está presente. En palabras de Ávila, “ser un buen vecino significa ayudar, contribuir y desarrollar, y este es el motivo que ha conducido a Redeia a apadrinar iniciativas en el territorio que contribuyan a su propio desarrollo, materializándose uno de estos apoyos en su colaboración con Ruralizable”. 

La importancia del apoyo institucional

Pablo Redondo, Agro Category Manager de Calidad Pascual, hizo un repaso sobre el historial de innovación sobre el territorio que la empresa lechera lleva impulsando desde su fundación, lo que la ha hecho pionera en el uso del tetra brik, el desarrollo de refrescos que combinan lácteos con fruta, y en los últimos años bebidas basadas en soja, desarrollando para todo ello un tejido productor 100% local. 

Manu Gómez, director de la carrera de montaña Tres Valles, ubicada en la Sierra de Francia, compartió su historia de éxito y declive. Desde su nacimiento en 2015, Tres Valles supuso un cambio de paradigma en este tipo de pruebas, combinando deporte y oferta de ocio que generase un impacto de 365 días sobre el territorio.

A pesar de agotar inscripciones año tras año, la carrera no llegó a contar nunca con el apoyo de la Junta de Castilla y León y de la Diputación de Salamanca, instituciones que supuestamente velan por el desarrollo territorial. Debido a la falta de recursos económicos de un proyecto nacido sin ánimo de lucro, el equipo organizador decidió dejar de organizarla y hoy la Sierra de Francia es un poco menos amable.

Les queda la esperanza de que su ejemplo sirva de aliciente para otras iniciativas en el territorio que, esta vez sí, consigan el apoyo de administraciones y grandes empresas convencidas de la necesidad de innovar para asegurar el futuro de nuestros pueblos 

Redacción Emprendedores